Skip to main content

La ya grave situación en Haití, que tiene uno de los niveles más altos de inseguridad alimentaria en el mundo, se vio agravada por un terremoto de magnitud 7,2 que sacudió regiones del sudoeste el 14 de agosto de 2021. Dado que el país ya se encontraba en medio de un la temporada de huracanes y el manejo de múltiples crisis, incluida la inestabilidad política, la violencia de pandillas y el aumento de los precios de los alimentos, las necesidades humanitarias en las áreas afectadas por el terremoto están aumentando considerablemente.

Se han destruido hogares, escuelas y hospitales y las opciones de refugio para las personas que han perdido sus hogares son limitadas. En todo el país, 1,3 millones de personas padecen una gran inseguridad alimentaria y 4,5 millones de personas (alrededor del 40% de la población) actualmente no tienen suficiente para comer. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ayudó a 1,3 millones de personas con asistencia alimentaria de emergencia en 2021, más del doble de personas que en 2020. 

El WFP está intensificando el apoyo a los haitianos con inseguridad alimentaria crónica y tiene como objetivo brindar asistencia a 1,7 millones de personas en 2022.

Qué hace el Programa Mundial de Alimentos para responder a la emergecia en Haití

Asistencia alimentaria de emergencia
El WFP coordina su asistencia de emergencia con el Gobierno y trabaja con unas 50 ONG en el país. WFP se ha aliado con múltiples organizaciones y ha estado organizando distribuciones simultáneas con UNICEF y la Organización Internacional para las Migraciones para una respuesta más eficiente y rápida. Cada día, WFP llega a 10.000 personas afectadas por el terremoto con asistencia de emergencia. El WFP también ha servido más de 200.000 comidas calientes en hospitales y albergues temporales.
Preparación para emergencias
El WFP está listo para apoyar al Gobierno con asistencia alimentaria de emergencia, así como logística y telecomunicaciones de emergencia. El WFP tiene una reserva de alimentos preparada en todo el país para responder rápidamente en caso de que llegue un huracán. Este stock de contingencia, que incluye arroz, frijoles y aceite vegetal, puede sostener hasta 270.000 personas durante un mes. Un helicóptero y un avión del WFP vuelan diariamente a varios lugares del país. Este servicio ha demostrado ser fundamental para acceder a lugares de difícil acceso, en particular porque el transporte por tierra a ciertas partes del país no es seguro.
Logística
Para mitigar los desafíos de acceso y seguridad, WFP ha estado transportando asistencia humanitaria y personal por aire, carretera y mar. Convoyes diarios organizados conjuntamente por Protección Civil de Haití y el WFP viajan desde Puerto Príncipe a las regiones del sur. Para acceder a aldeas remotas y áreas específicas afectadas por el terremoto, se está habilitando un servicio de barcazas. El UNHAS, administrado por el WFP, ha aumentado las rotaciones hacia el sur, con dos o tres vuelos por día y más de 1.300 pasajeros y suministros de socorro urgente transportados a las regiones más afectadas desde el 14 de agosto.
Construcción de resiliencia
Para apoyar los esfuerzos de recuperación del país, el WFP ha iniciado actividades a pequeña escala, incluida la reconstrucción de activos comunitarios. Para acelerar el regreso a la escuela y la reanudación de las actividades de alimentación escolar, los ingenieros del WFP están contribuyendo a los esfuerzos de rehabilitación, con vistas a una rápida reapertura de las escuelas en las zonas afectadas por el terremoto.

Cómo puedes ayudar

Las necesidades humanitarias están aumentando considerablemente en Haití. Dona hoy y ayuda a que los alimentos que salvan vidas lleguen a las familias que más lo necesitan.
Dona ya