Skip to main content

Alimentación escolar en casa

Mientras millones de niños se pierden las comidas escolares, WFP trabaja para garantizar que continúen recibiendo las calorías y nutrientes que necesitan.
, WFP Español

Por Mert Er


Casi 1.600 millones de niños y jóvenes en 197 países faltan a la escuela ya que las clases se han suspendido para frenar la propagación de la COVID-19. Unos 370 millones de ellos han dejado de recibir sus comidas escolares, a menudo el único plato de comida que comen en todo el día.


0*KoF3J-K_9IJWPKEo.jpeg
El objetivo de la iniciativa de "alimentación escolar en casa" es llegar a los niños vulnerables para evitar que la pandemia de la COVID-19 se convierta en una pandemia de hambre. Foto: WFP/Marco Frattini


"Sin comidas escolares, millones de niños pasarán hambre. Se arriesgan a enfermarse, abandonar la escuela y perder sus mejores posibilidades de escapar de la pobreza. Debemos actuar ahora para evitar que la pandemia de salud se convierta en una catástrofe de hambre", dijo David Beasley, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés). La agencia está trabajando con gobiernos de todo el mundo para garantizar que los niños continúen recibiendo la comida que necesitan. En virtud de una alianza lanzada recientemente con UNICEF, WFP también apoya los esfuerzos para garantizar que se ofrezcan servicios de nutrición y salud basados ​​en la escuela como incentivos para que los niños más vulnerables regresen a la escuela una vez que la emergencia haya terminado.


Aquí hay algunos ejemplos de cómo WFP está llevando la alimentación escolar a casa para niños vulnerables.


Colombia


"Puedes notar la diferencia entre un niño con hambre y un niño bien alimentado en la escuela. Un niño con hambre está distraído y débil en clase. Mantener esta asistencia alimentaria para las familias durante esta pandemia también tendrá beneficios para el niño y la familia", dice Eloy Berty, director de una escuela en Riohacha, una ciudad en el departamento de La Guajira en el norte del país.


Antes de los cierres relacionados con la COVID-19, el programa de alimentación escolar entregaba comidas escolares a 112.000 niños en cinco departamentos. Pero en abril, las comidas escolares de más de 86.000 estudiantes en el departamento de La Guajira, fueron reemplazadas por raciones para llevar a casa. Un miembro de la familia recogía las raciones o canastas de alimentos balanceada con productos lácteos, cereales, frutas y aceite de cocina.


1*-zWSG-aSDgAhnlpplBVXTw.jpeg
Luz Marina González está feliz de llevar las raciones escolares para llevar a casa a sus hijos. Foto: WFP/Miller Choles


"Estas comidas son útiles para toda la familia. Mis hijos siempre preguntan cuándo volverá a abrir la escuela, dicen que quieren estudiar, escribir, que quieren regresar ", dice Luz Marina González, una migrante venezolana y madre de dos niños en edad escolar.


Congo


A medida que las actividades escolares eran reemplazadas por programas de radio y televisión bajo el lema "educación en el hogar", el WFP lanzó su iniciativa "alimentación escolar en casa" mediante la provisión de raciones para llevar a casa que consisten en arroz, guisantes, aceite vegetal, sal y sardinas.


"He notado que algunos niños han perdido peso", dice Yolande Moranga, directora de la escuela Mingali Bambou en el departamento de Pool, mientras reparte raciones. "La mayoría de los niños en el pueblo solo pueden comer en la escuela porque sus padres, especialmente las madres, van al campo temprano en la mañana y regresan a las 4 pm. Ahora los niños se quedan solos. Estoy muy contenta con esta distribución", agrega.


0*RsjdnLbkhoV75jwm.jpeg
Yolande Moranga, directora de una escuela en el departamento de Pool, Congo, busca el nombre de Emilie, una alumna de primer grado, en su hoja de registro. Foto: WFP/Alice Rahmoun


Uno de los niños que recoge sus raciones es Derrick de primer grado. Su padre, Narcisse Bandouzi, es un conductor que generalmente transporta yuca desde los campos hasta los mercados. Hoy, Narcisse tiene el deber de llevar la ración de comida seca de su hijo a su casa.


0*txWHaCWAoi_bDxFk.jpeg
Derrick y su papá, Narcisse Bandouzi, con su ración para llevar a casa fuera de la escuela. Foto: WFP/Alice Rahmoun


Antes del brote, 80.000 niños se beneficiaban del programa de alimentación escolar en el Congo. La iniciativa de raciones para llevar a casa llega a 61.000 de ellos, mientras que el resto recibe transferencias de efectivo.


Camboya


0*HUggjPhyexcQb3eB.png
Sokhan dice que el programa tocó su vida y la ayudó a tener un mayor impacto en la vida de los niños, y a no solo mantenerse ocupada con el trabajo de rutina. Foto: WFP/Soeu Sousdey


Sokhan, directora de la escuela primaria Duon Aov en el distrito de Angkor Thom, ha estado supervisando la implementación del programa de alimentación escolar durante casi 20 años.


"Las comidas ayudan a los niños a mantenerse concentrados. Sus resultados mejoran, les encanta venir a la escuela y están dispuestos a retribuir a la escuela", explica, y agrega que la mayoría de los niños con los que habló dijeron que les gustaría convertirse en maestros cuando crezcan.


Ante el desafío que plantea el cierre de las escuelas, WFP está trabajando con el Ministerio de Educación, Juventud y Deportes para proporcionar raciones de arroz donado para llevar a casa.


La distribución ha llegado a casi 104.000 estudiantes de 908 escuelas primarias en cinco provincias en Camboya hasta el momento. Las familias identificadas como crónicamente pobres recibieron una cuota única de 10 kg de arroz por niño para mitigar el shock económico inmediato del cierre de escuelas y otras brechas relacionadas con el mercado y los medios de vida vinculadas a las medidas de contención de la COVID-19.



La familia de Chim Leak es una de ellas. Esta mañana, se pone una máscara facial mientras hace el viaje familiar a la escuela, no para dejar a sus dos hijos, sino para recoger su ración de arroz de 20 kg.


"Siempre hemos tenido que trabajar muy duro para ganar lo suficiente para alimentar a nuestra familia. La vida no ha sido fácil para nosotros. Pero con la situación actual del virus, se ha vuelto mucho peor. Mi esposo no tiene ningún trabajo en este momento, y no puedo vender los callos hervidos y los anacardos que me daban un ingreso", comentó ella. "Estoy feliz de recibir estas raciones. Ayudarán a mi familia por un corto tiempo al menos".


Libia


Con la entrega de una caja de 2 kg de barras de dátiles enriquecidas con minerales y vitaminas a 18.379 estudiantes de 6 a 14 años y sus familias en 58 escuelas en el sur de Libia, WFP y el Ministerio de Educación se han sumado a la iniciativa de raciones para llevar a casa para apoyar a los niños mientras siguen con su aprendizaje a distancia. La ración asegura el 30% de las necesidades nutricionales diarias de los niños y cinco de sus familiares durante un período de cinco días.



"Al proporcionar refrigerios para los niños y sus familias, estamos apoyando la prioridad de Libia para garantizar que el aprendizaje a distancia tenga lugar mientras las escuelas están cerradas para evitar la propagación de la COVID-19. Esto no solo significa que los padres tienen una preocupación menos, sino que los niños también pueden concentrarse en lo que es realmente importante: aprender", dijo Samer Abdel Jaber, Representante del WFP en Libia. "Esperamos el día en que la COVID-19 sea cosa del pasado, pero mientras tanto, respaldamos a Libia en su compromiso de priorizar la educación".


Las distribuciones, llevadas a cabo por los funcionarios escolares durante los horarios permitidos por el toque de queda y con todas las precauciones establecidas para la COVID-19, comenzaron el 30 de marzo, llegando a 15.000 estudiantes y sus familias hasta el momento.


Obtenga más información sobre el trabajo de WFP y de UNICEF para apoyar los servicios de salud y nutrición escolares durante la pandemia de COVID-19.