Skip to main content

Vegetales frescos desde el Corredor Seco para las escuelas en Guatemala

Pequeños productores se convierten en proveedores de alimentos frescos del programa de alimentación escolar
, Alejandra Samayoa Ochoa
Historia Guatemala Claudia Fajardo 01
Claudia Fajardo es representante legal de ADIPAT, quienes producen vegetales y son proveedores de escuelas como parte del Programa de Alimentación Escolar. Foto: Cortesía/ADIPAT

Son las 3 de la mañana en Tecuiz, una pequeña comunidad rural en el corredor seco de Guatemala. Todavía está oscuro y el canto de las chicharras marca el ritmo de los pasos de la agricultora Claudia Fajardo, mientras camina de su casa hacia el centro de acopio, donde la espera un vehículo pick up cargado con bolsas de vegetales.

Esa madrugada deben entregar bolsas de alimentos compradas por la organización de padres de familia de una escuela primaria en el municipio de El Jícaro, El Progreso, a dos horas de camino. 

“A veces duermo sólo dos horas en la noche porque hay bastante que hacer: hablar con los productores, negociar los productos, revisar la calidad de los vegetales, contratar a los que empacan y el transporte y entregar las bolsas”, dice esta joven productora de tomate, pepino y chile pimiento.

La entrega de esas bolsas de alimentos es la culminación de largos días de trabajo, y fruto de un proceso que cambió la forma de trabajar de estos agricultores que conforman la Asociación de Desarrollo Integral de Productores Agrícolas de Tecuiz (ADIPAT). La primera venta la realizaron en agosto de 2020 y ahora proveen en promedio 800 bolsas a siete escuelas del municipio. Claudia es la representante legal y presidente.

Cadena de beneficios

ADIPAT intercala a los productores para que todos puedan participar en la venta de los productos. Incluso los contrata para otras actividades como revisar y empacar los productos y transportarlos a las escuelas. 

 

Para los productores de Tecuiz, asegura Claudia, esta forma de trabajar mejora la calidad de vida de sus familias y su comunidad, y hace crecer a quienes trabajan activamente en la asociación. En su caso hacía tiempo que no tenía un trabajo formal y hasta había olvidado cómo usar la computadora. Recordó cómo usarla porque ella lleva el control de contabilidad de la asociación. 

Cosecha de años de trabajo 

ADIPAT está integrada por 139 personas que se dedican a la agricultura en la comunidad de Tecuiz, San Agustín Acasaguastlán, El Progreso, en el corredor seco de Guatemala. La asociación ha trabajado desde el 2017 con actividades de resiliencia ejecutadas por el Programa Mundial de Alimentos (WFP por sus siglas en inglés), lo que les ayudó a mejorar sus procesos de producción y registrarse en el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación para ser proveedores del Programa de Alimentación Escolar guatemalteco. 

Elías Hernández, productor de tomate y banano, ha aumentado sus ingresos y ha tecnificado su producción. Cultiva en invernaderos y controla las plagas tal como aprendió en un curso de agricultura y género en la Universidad Zamorano (Honduras), con apoyo del WFP. 

“Con el proyecto del WFP instalamos un sistema de riego por goteo. Cuando no hay lluvia nos ayuda a regar las plantaciones por aspersión”, comenta mientras trabaja en su plantación de tomate para la próxima entrega de bolsas de alimentación escolar.

Historia Guatemala Claudia Fajardo 08
Elías Hernández y su familia producen vegetales, tilapias, miel, banano y tienen gallinas ponedoras y pollos de engorde. Su objetivo es producir todos los alimentos que consume su familia.  Foto: Cortesía/ADIPAT

 

Debido a la pandemia, el Ministerio de Educación implementó la distribución de bolsas de alimentos (que incluyen frutas, verduras, vegetales, huevos y granos básicos) en las escuelas para suplir la alimentación escolar de los estudiantes en casa.  La Ley de Alimentación Escolar establece que un porcentaje de los insumos para el Programa de Alimentación Escolar debe ser adquirido en los mercados locales, priorizando a los pequeños productores.  

Es momento de
tomar acción

WFP depende enteramente de aportes voluntarios, así que cada aporte cuenta.
Dona ya