Skip to main content

La sequía, las inundaciones y la incertidumbre política agudizan el hambre en Sudán del Sur

Foto: WFP/Gabriela Vivacqua
Foto: WFP/Gabriela Vivacqua
ROMA/JUBA – El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés) está luchando contrarreloj a fin de movilizar los fondos necesarios alimentar a millones de personas en Sudán del Sur, mientras el hambre avanza entre una población que necesita asistencia humanitaria urgentemente. Las catastróficas inundaciones de los últimos meses y la intensa inestabilidad política habrán empujado al país y a su población hacia el precipicio en este final de año.

Según los últimos datos sobre seguridad alimentaria y las previsiones de los expertos gubernamentales y de Naciones Unidas , a principios de 2020 padecerán hambre cerca de 5,5 millones de personas. Ahora bien, tras la sequía que azotó el país los primeros meses de 2019, las inundaciones están causando desde octubre un nivel de destrucción catastrófico que podría elevar las cifras de necesitados. 

"Con todas las catástrofes que golpean el mundo, lo último que necesitamos es otra más”, dijo el Director Ejecutivo de WFP, David Beasley. “Conocemos los desafíos que hemos estado afrontando en Sudán del Sur, pero las lluvias y las inundaciones han provocado un desastre nacional y son mucho peores de lo que cualquiera podría haber previsto”. 

“De hecho, si no conseguimos financiación suficiente en las próximas semanas y meses, estamos hablando literalmente de hambruna. Necesitamos apoyo, necesitamos ayuda y la necesitamos ahora”, añadió. 

Cerca de un millón de personas se han visto directamente afectadas por unas inundaciones que han destruido 73.000 toneladas de cosecha potencial y acabado con decenas de miles de cabezas de ganado vacuno y caprino, de las que la población depende para sobrevivir. 

La asistencia humanitaria es un salvavidas para gran parte de Sudán del Sur. En 2019, WFP amplió su asistencia hasta llegar a los 4,6 millones de personas. Ahora necesita 270 millones de dólares para asegurar sus operaciones durante el primer semestre de 2020. Solo durante el próximo mes necesitará 100 millones para comprar y preposicionar alimentos de cara a la temporada de lluvias de mayo. 

El Gobierno declaró el estado de emergencia a finales de octubre en Bahr El Ghazal, en Greater Upper Nile y en Greater Equatoria debido a las inundaciones, y pidió a la comunidad internacional intensificar su asistencia. 

En 2017 se logró derrotar a la hambruna tras cuatro meses de sólida respuesta humanitaria a gran escala. Los expertos aseguran ahora que las perspectivas para la seguridad alimentaria en el país nunca han sido tan desoladoras.  

Fotografías disponibles aquí
Material de vídeo disponible aquí
 

Topics
Sudán del Sur Clima Emergencias Seguridad alimentaria
Contacto

Lucía Fernández

WFP/Madrid 

Móv. +34 672 068 169

Tomson Phiri

WFP/Juba

Móv. +211 922 465 247

Peter Smerdon

WFP/Nairobi

Móv. +254 707 722 104