Skip to main content

El Gobierno de Haití adopta su política de protección y promoción social con apoyo del WFP

Foto: WFP/Antoine Vallas
Foto: WFP/Antoine Vallas
PUERTO PRÍNCIPE – En un importante paso institucional hacia la creación de resiliencia contra el hambre, el Gobierno de Haití adoptó oficialmente su Política Nacional de Protección y Promoción Social, con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés).

Los programas de protección y promoción social están diseñados para reducir la desigualdad y la discriminación, proteger a las personas contra el desempleo, la enfermedad o la pérdida de ingresos, y aumentar su autonomía económica. En crisis como la pandemia de la COVID-19, las redes nacionales de protección social son una plataforma particularmente efectiva para proporcionar alivio rápido a través de transferencias en efectivo, asistencia alimentaria y otras intervenciones sociales. 

"Esta pandemia nos está mostrando cuán urgentemente se necesita la protección social", dijo Pierre Honnorat, Representante del WFP en Haití. "Estamos agradecidos por la cooperación de mucho tiempo con el Gobierno y estamos orgullosos de haber colaborado en esta nueva política, una base para la protección a largo plazo contra el hambre de las personas más vulnerables". 

Si bien se han implementado varias iniciativas de protección social en Haití, como Kore Lavi (2013-2019), la Política Nacional es un esfuerzo por consolidar los programas en un sistema institucional coherente con una cobertura ampliada.

El desarrollo de la Política Nacional fue liderado por el Ministerio de Asuntos Sociales y Trabajo (MAST), y se benefició de la experticia de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL), de la Organización Mundial de la Salud (OMS/OPS), de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), así como de UNICEF, el Banco Mundial y ONU Mujeres.

Para respaldar su implementación, se fortalecerá y ampliará la base de datos de vulnerabilidad nacional (SIMAST) del MAST, en la que están registrados 420.000 hogares haitianos. El SIMAST se desarrolló originalmente en 2013 con asistencia técnica del WFP.  

WFP está coordinando actualmente un proyecto piloto de cuatro años en el departamento del Sudeste de Haití para institucionalizar la protección y promoción social, con el apoyo de la Embajada de Suiza. El piloto ayudará a fortalecer la capacidad del gobierno a nivel local y servirá como un trampolín para la implementación gradual de la Política Nacional en todo el país.

El clima errático y los choques económicos son los principales factores que aumentan el hambre entre los haitianos más pobres. Más de un tercio de todos los haitianos enfrentan inseguridad alimentaria crónica. La crisis de la COVID-19 es una carga adicional para las familias vulnerables, quienes sienten el golpe de la variación de precios, fluctuaciones monetarias e interrupciones en las remesas de la diáspora. Además, 700.000 niños haitianos están sin una comida escolar diaria, ya que el Programa Nacional de Alimentación Escolar, la red de seguridad social más grande de Haití, sigue suspendido.

WFP trabaja con los gobiernos de América Latina y el Caribe para garantizar que los sistemas de protección social de los gobiernos se fortalezcan, expandan y activen de manera efectiva en la pandemia para mitigar su impacto social y económico en los más vulnerables. Más de 200 millones de personas en la región –o sea el 35% de la población– están cubiertos por programas de protección social.

Topics
Haití Desarrollo Seguridad alimentaria
Contacto

Para más información, por favor contactar con (email: nombre.apellido@wfp.org): 

Antoine Vallas

WFP/Puerto Príncipe, Mov +509 3791 8049 

Norha Restrepo

WFP/Panamá, Mov +507 6671 5355