Skip to main content

Diario desde Gaza: 'Si la muerte no llega por los ataques aéreos, llegará por el hambre'

Hind Khoudary, del Programa Mundial de Alimentos en Gaza, relata los duros días vividos en la franja durante y después de una breve pausa humanitaria
, Hind Khoudary

Tras siete semanas de incesantes bombardeos que han dejado al 80 % de la población de Gaza - 1,8 millones de personas - desplazada, atrapada y gravemente con hambre, ha entrado en vigor una pausa humanitaria de una semana que ofrece un respiro temporal y permite la entrada de algo de ayuda en el pequeño enclave, diezmado y totalmente privado de alimentos, agua, medicinas y cualquiera de las necesidades vitales. 

Hind, originaria de Gaza, ha convertido en la misión de su vida compartir las historias de su pueblo. En este relato, da testimonio del sufrimiento que azota Gaza y de cómo ella y otros sobreviven. Durante semanas, Hind informó sobre la vida en Gaza. A continuación, comparte su historia de desplazamiento, la pérdida de su hogar, días sin comida, perder la esperanza y volver a encontrarla.

 

Three Palestinian women sit on the floor with children making bread in a camp for displaced people
Una familia palestina desplazada que vive ahora en un campamento improvisado en el sur de Gaza sin agua, electricidad ni alimentos suficientes. Foto: WFP/Ali Jadallah

 

24 de noviembre
Me desperté hoy con un silencio desconocido. La ausencia de aviones de guerra, drones y bombas. La incertidumbre de que durara me resultaba incómoda.

En el primer día de la pausa temporal, nuestros pasos nos llevaron al hospital Mártires de Al Aqsa, donde las ambulancias transportaban civiles heridos por disparos en una carretera que se suponía segura. "Queríamos volver a casa", gritó un hombre con una herida en la pierna derecha.

La gente gritaba, los médicos se apresuraban tratando de salvar las extremidades inferiores para evitar la amputación de aquellos heridos. Los suelos del hospital, antes impolutos, ahora estaban pintados con los tonos de la sangre derramada. Mientras miraba alrededor del suelo empapado de sangre, no pude evitar preguntarme: "¿Dónde está el alto el fuego?"

a woman in a dark coat and head scarf walks among rubble in Gaza
Los incesantes bombardeos han diezmado viviendas y edificios en Gaza, y las familias viven ahora entre los escombros y buscando restos para hacer fuego y cocinar. Foto: WFP/Ali Jadallah

Ese día resultaron heridos al menos 17 palestinos. Sin embargo, a medida que transcurría el día, se instaló una inquietante normalidad, un silencio que no parecía preocuparse por los despiadados actos que dejaron decenas de palestinos muertos o heridos el primer día del supuesto respiro.

En medio de las desgarradoras escenas, decidí buscar consuelo en la orilla de Gaza, añorando la tranquila vista del mar y el relajante ritmo de las olas. La orilla que me había sido ajena durante seis semanas. Descalza sobre la arena, respiré hondo. Lo único que espero es el fin de la violencia.
 

barefoot families on the shore of Gaza during humanitarian pause
La autora y familias palestinas disfrutan de un respiro en la costa de Gaza el primer día de la pausa humanitaria (24 de noviembre). Foto cortesía de la autora

Los niños nadaban en el mar, riendo y jugando, aparentemente ajenos a la guerra. Los gazatíes solían reunirse en el mar para picnics con amigos y familiares, pero hoy no había ninguno. La ausencia de alimentos subrayaba el marcado contraste entre las alegrías ordinarias de la vida y la cruda realidad del conflicto.

25 de noviembre
El acuerdo de pausa humanitaria debería haber permitido la entrada de ayuda a la Franja de Gaza. Sin embargo, los estantes de los supermercados estaban vacíos. La gente buscaba sal, levadura y harina de trigo para hacer pan. Todos buscaban desesperadamente formas de volver a tener el pan en sus vidas, ya sea en supermercados o en las calles, pero nadie podía encontrar.

Un letrero en la entrada de un supermercado decía: "NO TENEMOS LEVADURA NI SAL".

Fuimos al mercado de Deir El Balah’s en busca de alimentos, pero no encontramos nada. Tomates, pepinos, cebollas, berenjenas y naranjas son todo lo que se puede encontrar. Incluso buscamos ropa de invierno y sábanas; tampoco encontramos nada.

Si algunos supermercados tenían algo en sus estantes, era jabón y champú.

La gente sigue yendo a las tiendas, pasando por los pasillos con la esperanza de encontrar cualquier cosa que puedan llevar a sus hijos que anhelan golosinas. Pero, ¿cómo consuelas a un niño que llora por chocolate cuando ni siquiera puedes hacerles pan?

No hay suficiente comida ni ayuda llegando a todas las personas en la Franja de Gaza.

 

 

6:00 pm:

Me enteré a través de un video compartido por alguien en Instagram que mi casa fue bombardeada. Todavía estoy en negación. No lo creeré hasta que la vea con mis propios ojos. Pero no puedo.

Mi casa está a solo unos minutos de distancia, pero ni siquiera puedo ir a buscar mis pertenencias porque a las personas se les prohíbe ir allí. Gaza ha sido un enclave sitiado desde 2007, y los palestinos han tenido que lidiar con la falta de libertad para moverse dentro de la Franja o abandonarla.

Un alto el fuego temporal sin poder regresar a casa fue cruel. No soy la única. "¿Podemos regresar a nuestros hogares?" es la única pregunta que todos hacen. No poder regresar a casa me entristeció y deprimió. Pero no poder movilizarme de norte a sur de Gaza ha sido más sofocante que el bombardeo.
 


Durante la pausa humanitaria de siete días, WFP y sus socios lograron aumentar la asistencia y llegar a personas en áreas que estaban aisladas de la ayuda durante semanas. Cientos de camiones de ayuda humanitaria ingresaron a Gaza, pero esto no fue suficiente frente a la catástrofe que se desarrollaba.  

Luego, la lucha se reanudó una vez más, y con ella, más desplazamientos, el riesgo de hambre y enfermedades.


1 de diciembre

A las 7:00 del viernes por la mañana, nos despertamos al sonido de explosiones y zumbidos de drones en el cielo.

Sabíamos qué venía, pero nadie estaba preparado para que todo comenzara de nuevo después de siete días de calma sin el zumbido de los drones.

Los aviones de guerra israelíes comenzaron a lanzar múltiples ataques aéreos en toda Gaza, apuntando a áreas residenciales en todas partes. Las explosiones no han cesado desde la reanudación de los combates. Los bombardeos de artillería, drones, aviones de guerra y disparos de barcos no han cesado.

En las primeras 24 horas, se informa que al menos 200 palestinos perdieron la vida. Miles permanecen bajo los escombros donde los equipos de defensa civil no pueden rescatar a todas estas personas.

Sin embargo, las fuerzas israelíes publicaron un mapa con números de bloque. Cada área recibió un número de bloque, donde comenzarán a dar instrucciones para evacuar cada bloque. Pero nadie sabe a qué bloque se ha asignado su hogar y nadie sabe a dónde ir. Corren de una zona bombardeada a otra.

La gente estaba frustrada y aterrada, ya habían sido desplazados de sus hogares a áreas en Gaza que les dijeron que serían seguras. Pero la realidad es esta: en Gaza, ningún lugar es seguro. La gente huye de una muerte a otra.

plumes of smoke over bombarded city
Los incesantes bombardeos sobre Gaza han desplazado a más del 85% de la población. Foto: WFP/Ali Jadallah

Si la muerte no llega por los bombardeos, vendrá por el hambre.

Hoy, estábamos compartiendo una botella de jugo que un amigo logró encontrar. Lo estábamos racionando entre nosotros cuando ocurrió una explosión masiva inesperada cerca de donde estamos alojados. Corrimos unos hacia otros temiendo otra explosión. Esta fue la última botella de jugo que teníamos en existencia. No logré dar un sorbo.

Hoy, tenía un hambre intensa. Lo único que pude encontrar fue zaatar (tomillo) y algo de pan que la madre de mi amigo hizo sobre leña. Para asegurarse un poco de harina de trigo para hornear pan, las familias pueden pagar cantidades astronómicas de dinero. En una zona dentro de Gaza, una bolsa de harina de trigo, un hallazgo raro en estos días, costaba 400 NIS (107 dólares estadounidenses).

Las opciones de alimentos son cosa del pasado. Ya no tenemos la opción de qué comer, comemos lo que está disponible.

Anhelaba algo dulce. Ha pasado tanto tiempo sin nada que he olvidado el sabor de las panquecas con bananas.
 

4 de diciembre 

Oficialmente nos hemos quedado sin comida. Fuimos al mercado en busca de algo para comer y regresamos con pepinos. Estamos agotados, deshidratados, hambrientos y fríos.

Las personas en la ciudad de Gaza ni siquiera tienen la libertad de buscar alimentos. Cualquiera que se mueva estaría arriesgando sus vidas. Los vecinos han abierto sus puertas para compartir lo que tienen entre ellos.

Ahora que la zona central de Gaza ha sido bloqueada, no ha entrado ayuda. La gente pedía moverse pero no tenemos forma de salir y a dónde ir. La situación ha sido más devastadora que nunca.

Estamos hambrientos. Estamos atrapados. Estamos bajo explosiones, disparos bombardeos, bombardeos de artillería, disparos de barcos. Todo, en todas partes, todo a la vez.

No tenemos acceso a agua, ni siquiera agua sucia, electricidad, alimentos, nada.
 

people queueing to fill up jerry cans with water in Gaza
Gazatíes obligados a vivir en campamentos improvisados en el sur de Gaza hacen cola para llenar bidones de agua. Foto: WFP/Ali Jadallah

Ayer, la primera comida que tuvimos fue a las 8 pm. Tenía hambre todo el día, pero no le dije a nadie porque todos también tenían hambre.

Hoy, por la mañana, tuvimos un poco de pan para el desayuno. Pero no puedo evitar pensar "¿Cuándo terminará esto? ¿Cuándo volveremos a casa?" - a pesar de que están bombardeando nuestros hogares. Nada existe. Nada se siente igual. Ahora está lloviendo, acabo de escuchar un ataque aéreo.

La gente está tensa, frágil y con frío. No tienen ropa de invierno; cuando evacuaron, no tuvieron tiempo de llevarse ninguna de sus ropas, pertenencias, cosas queridas.

Yo también. Cuando salí de casa, salí como si fuera a trabajar y a volver. Al final, nunca volví.

Todo es desgarrador y abrumador. Todos estos bebés, niños y cuerpos sin vida.

Odio las sirenas de las ambulancias. Odio ver llover porque sé que todos están temblando, hace mucho frío.

WFP trucks deliver food assistance in Palestine
Los alimentos traídos durante la pausa humanitaria no fueron suficientes para satisfacer las crecientes necesidades de la población de Gaza. Foto: WFP/Ali Jadallah

No hemos tenido electricidad desde los primeros días. Olvidé lo que significa la electricidad.

Extraño dormir en mi cama. Extraño a mi mamá. Extraño a mi familia. No los he visto durante más de dos horas en los últimos 60 días.

La violencia aumenta día tras día. Más personas están siendo asesinadas, están muriendo de hambre. Estamos presenciando todo esto y no podemos hacer nada.

Es desgarrador vivir esto sin ver un fin en el camino. Me resulta difícil aceptar que no puedo hacer más que presenciar esta masacre junto con todos los demás en la Franja de Gaza.

Más información sobre la respuesta de WFP a la emergencia en Gaza

Es momento de
tomar acción

WFP depende enteramente de aportes voluntarios, así que cada aporte cuenta.
Dona ya