Nutrición


Para cada operación del PMA, se debe establecer que tipo y que cantidad de comida necesitan nuestros beneficiarios. No es solo cuestión de proporcionar alimentos, sino también de asegurarse que lo que se está dando es nutricionalmente adecuado para abordar el problema.

Al utilizar normas y directrices internacionales, los expertos en nutrición del PMA asesoran para que las canastas cuenten con los alimentos adecuados para las personas que tienen hambre y están en riesgo de estar desnutridos.  Por supuesto, las dietas son diferentes para todos y la asistencia alimentaria debe ir acompañada de lo que la población local utiliza para cocinar y comer. Aprenda más.

Los primeros años son cruciales

Algunos de nuestros programas tienen objetivos nutricionales muy específicos y tratan de hacer frente a una deficiencia en especial o de mejorar la ingesta nutricional de un grupo específico de personas.

Estudios confirman que la buena nutrición en los primeros años de vida es crucial para el crecimiento y para el desarrollo mental. Es por esto que una gran parte del trabajo nutricional del PMA está dirigido a los niños pequeños y a las madres. El PMA también trabaja con otros grupos vulnerables, como las personas con SIDA o niños que han quedado huérfanos a causa del SIDA. Aprenda más.

Nutrición en nuestras operaciones

La nutrición es considerada en todas las operaciones y programas del PMA. La agencia está dando aporte nutricional inclusive en la distribución general de alimentos relacionados con emergencias. Lo mismo aplica para circunstancias menos dramáticas, cuando se ofrece como merienda una galleta fortificada o una comida caliente para los niños en las escuelas.

La desnutrición afecta a millones de personas alrededor del mundo. Un tercio de todas las muertes en niños menores de 5 años, en países en desarrollo, están relacionadas con la desnutrición.