La ONU Insta al Mundo a Actuar Ahora para Salvar Vidas en el Sahel en África Occidental

Publicado el 11 Mayo 2018

5 millones de personas necesitan asistencia alimentaria y 1,6 millones de niños se encuentran en riesgo de malnutrición aguda severa, 2,5 millones de pastores requieren de asistencia urgente.

DAKAR– Tres agencias de las Naciones Unidas alertan hoy de que la sequía, los altos precios de los alimentos y el conflicto podrían conducir a millones de personas al hambre aguda y la malnutrición en zonas del Sahel en África Occidental, si la comunidad global no actúa ahora.

La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Agencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (WFP) han declarado que las escasas lluvias en las zonas de pastoreo del sur de Mauritania, el norte de Senegal y partes de Malí, Níger, Burkina Faso y Chad en 2017 han arruinado el ganado y la cosecha y afectado a los medios de subsistencia, provocando un inicio temprano de la estación de hambre.

La región del Sahel también ha conocido un aumento de la inseguridad y una intensificación del conflicto armado que está interrumpiendo los servicios básicos y los medios de vida, afectando a la cohesión social y obligando a decenas de miles de personas a huir de sus hogares.   

Cinco millones de personas requerirán de alimentos y medios de subsistencia en la que se espera sea la peor estación de carestía en cuatro años, de acuerdo con el último análisis de seguridad alimentaria (Cadre Harmonisé), publicado en marzo. El análisis muestra que a muchas familias se les habrían terminado sus reservas de alimentos en abril. Normalmente, esto ocurriría entre junio y septiembre.

“Estamos oyendo que la población reduce el número de comidas diarias y que los niños abandonan la escuela”, dice Abdou Dieng, el Director Regional de WFP para África Occidental y Central. “Esto está mostrando signos de un desastre inminente que el mundo no puede seguir ignorando”.

Este año, alrededor de 1,6 millones de niños se encuentran en riesgo de malnutrición aguda severa en los seis países señalados, un 50% más que durante la mayor crisis nutricional del Sahel en 2012. La inseguridad alimentaria, los malos hábitos alimenticios de las madres y los niños pequeños, la falta de acceso a agua potable y saneamiento, así como el conflicto armado y el deslazamiento de la población, han disparado los niveles de malnutrición infantil.

“Es trágico que, año tras año, las madres acudan a las clínicas para que sus hijos reciban tratamiento por malnutrición aguda severa, y este año su número ha aumentado”, dice Marie-Pierre Poirier, Directora Regional de UNICEF para África Occidental y Central. “Este ciclo se puede romper invirtiendo en resiliencia –preparando mejor a las familias, comunidades y autoridades nacionales a prevenir y combatir choques similares en un futuro”.

Este año, la disminución de pastos ha provocado una trashumancia temprana, con cuatro meses de antelación. Ello ha causado una alta concentración de animales, intensificada por las restricciones a la hora de cruzar las fronteras y las normativas que obstaculizan el movimiento de los pastores, sumando así fragilidad a una región altamente insegura.

“Fortalecer la resiliencia es una de las prioridades de la FAO. Apoyar a los pastores y agricultores durante el presente periodo de carestía y en el futuro, a afrontar los choques, ayudará a estabilizar la región del Sahel, a afrontar los impactos que provocan el cambio climático y los conflictos”, afirmó Coumba Sow, Coordinadora Subregional de la FAO para la Resiliencia en África Occidental y el Sahel.

UNICEF, FAO y WFP han desarrollado una respuesta conjunta enfocada en cubrir las necesidades alimentarias, proteger los medios de subsistencia y combatir la malnutrición en el corto plazo para responder así a las necesidades más inmediatas y reducir el impacto de las crisis incipientes. Asimismo, las intervenciones a largo plazo, destinadas a asegurar la disponibilidad y el acceso a los recursos alimentarios locales, a la sanidad y a otros servicios sociales, garantizan el desarrollo saludable y el crecimiento de los niños, cruciales para preparar mejor a los hogares, las comunidades y los sistemas nacionales a prevenir y afrontar choques similares en el futuro.

Las tres agencias de la ONU hacen un llamamiento a todos sus colaboradores, incluidos los donantes, para que presten apoyo urgente, ayudando así a mitigar el actual deterioro de la situación en el Sahel. WFP necesita un total de 284 millones de dólares para brindar asistencia alimentaria y nutricional a 3,5 millones de personas, como parte de su respuesta durante el periodo de carestía. UNICEF requiere de 264 millones de dólares para asistir a 989.000 niños en riesgo de malnutrición aguda severa con alimentos terapéuticos y proporcionar acceso a las instalaciones de agua y saneamiento, así como a los servicios de educación durante el año. FAO necesita 128 millones de dólares, 45 de los cuales se destinarán a actividades urgentes para evitar que empeore la situación de los 2,5 millones de pastores y agricultores de las áreas con altas concentraciones de medios de subsistencia y de trashumancia anticipada.

 

#                              #                                 #

 

La FAO es la agencia de las Naciones Unidas que lidera el esfuerzo internacional para poner fin al hambre. Nuestro objetivo es lograr la seguridad alimentaria para todos, y al mismo tiempo garantizar el acceso regular a alimentos suficientes y de buena calidad para llevar una vida activa y sana. Con más de 194 Estados miembros, la FAO trabaja en más de 130 países. Todos podemos desempeñar un papel importante en la erradicación del hambre.

 

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes. 

 

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas salva vidas en emergencias y cambia la vida de millones de personas a través del desarrollo sostenible. WFP trabaja en más de 80 países alrededor del mundo, alimentando a poblaciones afectadas por conflictos y desastres, y sentando las bases para un futuro mejor.

 

Para más información, por favor contacte con:

Moussoukoro Diop, FAO/Dakar Tel. +2218891640, Móv. +221776502972, Email: moussoukoro.diop@fao.org

Anne-Isabelle Leclercq Balde, UNICEF/Dakar, Tel. +221 77 740 69 14, Email: aleclercqbalde@unicef.org,

George Fominyen, WFP/Dakar, Tel. +221 338496500, Móv. +221776394271, Email: george.fominyen@wfp.org