El Programa Mundial de Alimentos aplaude al Consejo de Seguridad de la ONU por abordar la relación entre conflicto y hambre

Publicado el 24 Mayo 2018

NUEVA YORK – El Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés) elogió hoy al Consejo de Seguridad de la ONU por su liderazgo en la adopción de una resolución que por primera vez allana el camino para abordar el hambre inducida por conflictos en todo el mundo.

“La votación de hoy en el Consejo de Seguridad es un gran paso adelante para romper el ciclo de conflicto y hambre que se interpone en el camino de la prosperidad y la paz para cientos de millones de personas", dice David Beasley. "El Consejo de Seguridad reconoce que la seguridad alimentaria es un factor esencial para lograr la paz y la seguridad, y esperamos con interés las oportunidades que se presenten en el futuro en el Consejo de Seguridad para abordar el papel de la inseguridad alimentaria tanto como resultado y como motor de los conflictos en todo el mundo”.

El 60 por ciento de los 815 millones de personas en todo el mundo que padecen hambre crónica vive en zonas de conflicto; son 489 millones de personas que sufre un hambre provocada por el hombre y que podría ser evitada. Los niños pagan un precio especialmente alto: se calcula que 122 millones de los 155 millones de niños con retraso en el crecimiento que hay en el mundo viven en países afectados por conflictos.

En los últimos dos años, el número de personas con inseguridad alimentaria aguda ha aumentado en un 55 por ciento, pasando de 80 millones a 124 millones, según el último Informe Global sobre Crisis Alimentarias, publicado en marzo. Los conflictos y la inseguridad son los principales causantes del hambre para 74 millones de personas que padecen inseguridad alimentaria aguda –un nivel de hambre tan elevado que supone una amenaza inmediata para la vida o los medios de subsistencia.

“En cada zona de conflicto que he visitado, la gente con la que hablo pide paz tan a menudo como pide ayuda para conseguir comida”, dice Beasley. “Durante décadas hemos avanzado en la lucha contra el hambre, pero ahora estamos retrocediendo, y es porque la gente no deja de dispararse entre sí. Necesitamos que los líderes mundiales aprovechen las medidas adoptadas hoy por el Consejo de Seguridad para colaborar con nosotros a fin de ayudar a poner fin al hambre y lograr la paz, la estabilidad y el desarrollo sostenible en las regiones donde tanta gente sufre”.

La resolución, oficialmente el número 2018-492, enfatiza “una profunda preocupación de que los conflictos armados y la violencia en curso tienen consecuencias humanitarias devastadoras, obstaculizando a menudo una respuesta humanitaria eficaz, y son por lo tanto una causa importante del riesgo actual de hambruna”.

La resolución hace un llamamiento a todas las partes de los conflictos armados para que cumplan con sus obligaciones bajo el derecho internacional humanitario, incluido el cuidado de las herramientas necesarias para producir y distribuir alimentos, como las granjas, los mercados, los molinos y los sistemas de abastecimiento de agua. Condena enérgicamente infligir hambre a la población civil como método de guerra, algo prohibido por el derecho internacional humanitario y que “puede constituir un crimen de guerra”.

La resolución solicita al Secretario General que continúe proporcionando información sobre el riesgo de hambruna e inseguridad alimentaria en los países con conflictos armados dentro de los informes periódicos que detallan la situación de cada país.

Impulsada por Costa de Marfil, Kuwait, los Países Bajos y Suecia, la resolución ha sido apoyada de forma unánime por los 15 miembros del Consejo de Seguridad. Beasley ha expresado especial agradecimiento a los gobiernos de los Países Bajos y Suiza, quienes el año pasado dirigieron una serie de debates de alto nivel en las Naciones Unidas sobre esta cuestión.

Para emisión: material audiovisual sobre Siria, Sudán del Sur y Yemen, disponible aquí

Material fotográfico sobre las operaciones de WFP en zonas de conflicto, disponible aquí

Material informativo de lectura: Logrando la Paz: Hambre e Inestabilidad  

                                         #                           #                            #

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas salva vidas en emergencias y cambia la vida de millones de personas a través del desarrollo sostenible. WFP trabaja en más de 80 países alrededor del mundo, alimentando a poblaciones afectadas por conflictos y desastres, y sentando las bases para un futuro mejor.

Síguenos en Twitter @WFP_es

Para más información, por favor contacte con (email: nombre.apellido@wfp.org):

Lucía Fernández, WFP/Madrid, Móv. +34 672 068 169