El PMA asistirá a 25,000 personas afectadas por la erupción del Tungurahua en Ecuador

Publicado el 28 Agosto 2006

Los alimentos serán distribuidos en colaboración con el Gobierno del Ecuador, otras agencias de la ONU y ONGs

QUITO. (29 de agosto de 2006) –El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas distribuirá raciones de alimentos entre 25,000 personas afectadas por la erupción del volcán Tungurahua, localizados a 130 kilómetros al sur de la capital ecuatoriana en la región andina.

El 18 de agosto el Gobierno del Ecuador, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, hizo un llamado a la comunidad internacional para asistir a las poblaciones afectadas. Aunque el Instituto Geofísico del Ecuador reportó una disminución de la actividad volcánica, el riesgo de nuevas erupciones se mantiene.

Esta última erupción, la más fuerte registrada desde 1999, produjo nubes de ceniza de aproximadamente 8 kilómetros de altura, vapores, gases y flujos de lava. Las nubes de ceniza se desplazaron a las zonas aledañas y se extendieron 550 kilómetros, causando extensos daños, la muerte de cinco personas, severas quemaduras a 50 personas y distintos tipos de heridas a otras 40.

Una evaluación realizada por el Gobierno del Ecuador y el Sistema de las Naciones Unidas, estimó que unas 25,000 personas que habían sido evacuadas a refugios temporales o se fueron a casas de familiares o amigos seguirán necesitando asistencia alimentaria una vez las raciones de ayuda distribuidas por el Gobierno del Ecuador se agoten ya que estas personas perdieron sus casas, huertos y crías de animales. De acuerdo con el Gobierno, las familias que viven en las zonas cercanas al volcán se encuentran entre el 40 por ciento de la población más pobre del país.

"La asistencia alimentaria brindada por el PMA permitirá a las familias utilizar los recursos que les quedan para rehacer sus vidas y reconstruir sus comunidades", dijo Helmut Rauch, Representante del PMA en Ecuador.

Un total de 282 toneladas métricas de alimentos serán distribuidas durante tres meses entre las familias que se encuentran en los refugios y comunidades afectadas de las provincias de Tungurahua, Chimborazo y Bolívar y con la estrecha colaboración de la Defensa Civil, la Cruz Roja, el Ministerio de Bienestar Social, el Ministerio de Agricultura, las agencias de las Naciones Unidas y los organismos internacionales no gubernamentales.