Tu comida favorita puede cambiar vidas

Publicado el 01 Marzo 2011

Wefeedback.org/es consiste en compartir nuestras comidas favoritas con aquellos niños que no tienen suficiente que comer.

Una innovadora plataforma en línea permite a cualquier persona en cualquier lugar del mundo convertir sus comidas favoritas en comidas nutritivas para niños con hambre en las escuelas. Lanzado en febrero, en versión beta, wefeedback.org/es invita a todos a hacer la diferencia compartiendo los alimentos que les gusta.

ROMA – A la mayoría de nosotros nunca se nos ocurrió que nuestro capuchino por la mañana o nuestro pedazo de pizza de almuerzo podría cambiar la vida de un niño; que un chocolate o un rico trozo de pan que nos sirve a mantenernos todo el día podría hacer lo mismo por otra persona, y que compartir estos alimentos podría llegar a ser incluso divertido.

Pero se puede, y de hecho lo es.

Compártelo

WeFeedback es propiamente una iniciativa de medios sociales que tiene como objetivo involucrar a tantas personas como sea posible para resolver el mayor desafío social global – el hambre en el mundo - una persona a la vez. No solo se puede participar como individuo, sino que también te damos las herramientas para que participen escuelas, instituciones y empresas.

1. Inicia sesión en wefeedback.org/es

2. Utiliza la Calculadora Feedback para ver a cuantos niños puedes alimentar con tu comida favorita

3. ¡Compártela!

4. Invita a tus amigos de Facebook y seguidores de Twitter que se unan también

5. Mira el número que tú y tu red han alimentado.

6. ¡Vuelve a compartir!

"Esta interesante iniciativa se basa en la idea de que si todos hacemos un poco, podremos lograr mucho. Tu comida favorita puede significar una comida escolar nutritiva para un niño con hambre, y traerle la esperanza para un futuro mejor ", comenta Nancy Roman, Directora de Comunicaciones, Políticas Públicas y Alianzas con el Sector Privado del PMA.

Si vas a al sitio wefeedback.org/es, recientemente lanzado en versión beta, ya puedes compartir (hacer feedback) tus comidas favoritas. Ingresas tu hamburguesa con queso o capuchino en la Calculadora Feedback y calculas el número de niños que puedes alimentar por un día con la comida que escogiste. Después, se te pedirá convertir tu hamburguesa con queso - o lo que sea - en comidas para niños con hambre.

Una porción de helado de chocolate, por ejemplo, podría proporcionarles comida a siete niños con hambre. Y un rico pastel de queso podría alimentar a 10 niños.

Puede que alimentar a 10 niños por un día no parezca mucho, pero si cinco de tus amigos lo hicieran y cinco de sus amigos también, tu red habría conseguido lo suficiente para alimentar a 372 niños.

¡En muy poco tiempo, el impacto sería impresionante!  

Tus redes

WeFeedback anima a la gente a utilizar sus redes sociales como Facebook y Twitter para que amigos, familiares y colegas se unan también. Mediante sus páginas de perfil personal en el sitio web, los usuarios pueden ver la cantidad de niños que tanto ellos como su red de amigos han alimentado, y además saber qué tipo de comida decidieron compartir.
 
La plataforma wefeedback.org/es ya tiene una serie de características y contenidos que permite a la gente compartir comida y hacer un seguimiento de los progresos que se están logrando. Más funciones, incluyendo aplicaciones para el iPhone/IPAD, teléfono de Windows 7 y Facebook, se añadirán pronto.
 

“Mientras Wefeedback comienza a esparcirse, le damos la bienvenida a todos los comentarios y sugerencias que desde ya estamos recibiendo de personas para que sea los más divertido y eficaz posible", dijo Roman. El dinero recaudado por WeFeedback tiene como destino financiar programas de alimentación escolar del PMA. Cada año, el PMA ofrece refrigerios y almuerzos nutritivos a más de 66 millones de niños en todo el mundo, muchos de los cuales no serían capaces de continuar sus estudios sin esta comida que reciben en la escuela.

Estas comidas contienen vitaminas y nutrientes que sus cuerpos necesitan para crecer y sus mentes para aprender.

Además, los alimentos escolares pueden ayudar a romper el ciclo de la pobreza y el hambre promoviendo la educación de los niños y dándoles la fuerza y la energía que necesitan para luchar por un futuro mejor.