Siria: preocupa al PMA la situación alimentaria de los refugiados

Publicado el 04 Diciembre 2012
El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA) advierte que la creciente violencia en Siria dificulta el acceso a las zonas más afectadas del país y que la inseguridad alimentaria aumenta debido a la escases de pan y los altos precios de los alimentos en diversas partes del país. Los altos precios también están afectando países vecinos que están recibiendo a refugiados sirios.

• Es cada vez más peligroso el acceso por carretera hacia y desde Damasco. Ello dificulta el transporte de alimentos desde las bodegas del PMA hacia algunas partes de país—particularmente en el norte. En las últimas semanas, el PMA ha sido testigo de una creciente incidencia de ataques contra sus camiones en diferentes partes del país. 

• En consonancia con la decisión de la ONU de reducir el número de funcionarios internacionales en Siria debido la violencia, el PMA trasladará a Amman (Jordania) a siete funcionarios no esenciales. Unos 20 funcionarios internacionales y 100 nacionales del PMA se quedarán para ejecutar la operación de emergencia y dar de comer a 1,5 millón de sirios.

• Las agencias de la ONU, incluyendo el PMA, han suspendido temporalmente todas sus misiones fuera de Damasco, lo que afectará negativamente nuestra capacidad de monitorear las distribuciones organizadas por nuestros socios y limitará el desplazamiento del personal responsable de realizar misiones de evaluación de necesidades.

• Para muchos sirios, la situación de seguridad alimentaria se está deteriorando rápidamente con la intensificación del conflicto y su expansión a otras áreas. La escasez de pan es más común, con largas filas frente a las panaderías, debido a la falta de combustible, a los daños causados a las panaderías, y al aumento de la demanda por las nuevas oleadas de desplazados por el conflicto.

• En Aleppo, la mayoría de la población depende ahora de panaderías privadas, en donde el precio es 40 a 50 por ciento más alto comparado con otras gobernaciones.

• Los alimentos básicos todavía están disponible en el mercado, pero a precios altos. En zonas de combate se observa la escasez de alimentos combinados con una duplicación de precios. En estas áreas el acceso al mercado es normalmente interrumpido.

• Personal del PMA que regularmente monitorea la distribución de alimentos en distintas partes del país también ha reportado que el consumo de alimentos es particularmente bajo entre familias desplazadas que reciben refugio en escuelas y edificios públicos por no contar con cocinas. Familias desplazadas en casas alquiladas que reciben asistencia del PMA reportan un consumo adecuado de alimentos, pero no tienen trabajo y están agotando sus ahorros de toda una vida.

• El PMA está priorizando la distribución de alimentos a los desplazados que huyeron de áreas en que se registraron fuertes combates en meses recientes –muchos han sido desplazados en dos ocasiones. Más del 85 por ciento del 1.5 millón de personas que reciben los alimentos del PMA son desplazados internos—la mayoría busca albergue en edificios públicos como escuelas y universidades. Las gobernaciones de Damasco Rural, Aleppo y Al-Raqqa mantienen el número más alto nuevos desplazados.

• El PMA lanzo una operación de emergencia en octubre de 2011 y gradualmente la aumentó para alimentar a 1,5 millón de sirios en todas las 14 gobernaciones junto con su mayor socio, la Media Luna Roja Siria Árabe. Para alimentar a los desplazados, el PMA requiere de 15,000 toneladas métricas de alimentos mensualmente a un costo de 22 millones de dólares.

• La canasta mensual del PMA consiste en 50kg de alimentos mixtos, incluyendo arroz, trigo, aceite vegetal, azúcar, frijoles enlatados y secos, pasta y sal. El PMA se vio forzado recientemente a reducir el tamaño de sus raciones por falta de fondos.

• El PMA está haciendo lo posible para seguir operando y proveer los alimentos necesarios incrementando el número de vehículos con blindaje en sus sub oficinas para monitorear sus operaciones con seguridad.

• Los sirios continúan cruzando las fronteras hacia países vecinos con unos 465,000 actualmente registrados o esperando registro con la ACNUR en Jordania, Líbano, Turquía e Irak. Una evaluación conjunta de necesidades en estos países arrojó que los alimentos son la principal prioridad. El PMA ha distribuido alimentos a cerca de 160,000 refugiados durante octubre.

• La crisis en Siria también ha impactado la seguridad alimenticia de países vecinos que dependen de las importaciones de alimentos desde Siria y de los negocios en la frontera. Los precios de los alimentos en Jordania, por ejemplo, han aumentado por una reducción del 50 por ciento en la importación de alimentos y por la creciente demanda de los recién llegados desde Siria.