La desnutrición le cuesta a Uganda el 5% del PIB

Publicado el 18 Junio 2013

Alrededor de 943 millones de horas de trabajo se pierden al año en Uganda como resultado de los efectos a largo plazo de la desnutrición en los trabajadores del país. (Foto: PMA/ Stephen Wandera)

Uganda pierde unos 899 millones de dólares anualmente debido a los efectos de la desnutrición. Esta es la conclusión alarmante de un nuevo estudio titulado “El costo del hambre en África”, que por primera vez, mide la carga económica que representa el hambre en el continente. Uganda es el primero de los 12 países de la región en anunciar sus conclusiones.

KAMPALA (Uganda) - La desnutrición generalizada le cuesta al país centroafricano de Uganda cientos de millones de dólares anualmente en pérdidas de producción, de acuerdo con un nuevo estudio.

El estudio del Costo del Hambre en África estima que Uganda pierde alrededor de 899 millones de dólares al año – casi  5,6% de su producto interno bruto - como consecuencia de las frecuentes enfermedades de sus trabajadores y de la baja productividad  al no haber recibido la nutrición adecuada cuando eran niños.

"Estos hallazgos son extremadamente preocupantes", dijo el Primer Ministro Amama Mbazi, cuyo gobierno desempeñó un papel central en la parte de Uganda del estudio. Mbazi dijo que el crecimiento económico sostenido en Uganda en los últimos años no fue suficiente para hacer frente al retraso del crecimiento y otros costosos impactos de una mala alimentación.

Uganda necesita urgentemente invertir en medidas y políticas basadas en nutrición para garantizar un ahorro económico para el país y sus familias, agregó el Primer Ministro.

El Costo del Hambre

Los hallazgos en Uganda fueron los primeros resultados que salieron a la luz del informe del Costo del Hambre en África, un estudio realizado en 12 países de la región con el apoyo de la Comisión de la Unión Africana, un organismo que incluye la Nueva Alianza para el Desarrollo de África, la Comisión Económica para África de las Naciones Unidas y el PMA.

Según el informe, los niños desnutridos que abandonaron o tuvieron un bajo rendimiento en el colegio le restan alrededor de 116 millones de dólares a una economía en necesidad de trabajadores calificados. La baja productividad en sectores como la agricultura le cuesta a Uganda otros 201 millones de dólares por año.

El país gasta alrededor de 254 millones de dólares por año en tratamientos para diarrea, anemia e infecciones respiratorias relacionadas con la desnutrición. La muerte de tantos niños anualmente por causas relacionadas con el hambre reduce la fuerza laboral de Uganda en un 3.8%; lo equivale a unos 934 millones de horas de trabajo perdidas cada año debido a una mano de obra ausente.

Nutrientes críticos

Uganda, sin embargo, tiene una de las economías de más rápido crecimiento en África, la cual ha aumentado en un promedio del 5% en los últimos tres años. Pero el progreso económico no ha sido suficiente para reducir los niveles igualmente altos de desnutrición.

Alrededor del 5% de los niños de Uganda sufren de retardo en el crecimiento, que se produce cuando los niños pierden nutrientes esenciales como proteínas, vitaminas y minerales mientras están en el útero o durante los primeros cinco años de vida. Las personas afectadas por el retardo en el crecimiento son más propensas a sufrir enfermedades, abandonar la escuela, ser menos productivas en el trabajo y también a tener una vida más corta.

Para determinar el impacto económico del hambre en países como Uganda, los autores del informe el Costo del Hambre en África observaron datos que se remontan a 2009. Los hallazgos de Egipto, Etiopía y Swazilandia se darán a conocer en las próximas semanas.

Utilizando una metodología estadística que se usó por primera vez en América Latina, los investigadores estudiarán 12 países africanos en total, incluyendo Kenia, Ruanda, Burkina Faso, Camerún, Malawi, Botswana, Ghana y Mauritania.