Irak: Huyendo del Estado Islámico – La Historia de Mohammed

Publicado el 19 Octubre 2016

Mohammed pasó un año y medio viviendo bajo el mandato del autodenominado Estado Islámico después de que capturaran su ciudad de Ramadi, Irak, hace más de dos años. Tras haber escapado a principios del año, Mohammed y su familia sobrevivieron de la comida del Programa Mundial de Alimentos (PMA). Ahora, está ayudando al PMA a preparar el apoyo para aquellos que serán forzados a huir la ciudad iraquí de Mosul, a medida que una operación militar empieza. Esta es la historia de Mohammed. 

Mohammed huyó de Ramadi, Irak, a principios del año pasado tras vivir forzadamente bajo el mandato del Estado Islámico. Ahora a salvo, ayuda al PMA a preparar el apoyo a las familias que huyen de la ciudad iraquí de Mosul. “Es lo mínimo que puedo hacer… Me veo en ellos”. Foto: WFP/Alexandra Murdoch.

“Cuando el Estado Islámico se apoderó de mi ciudad en el 2014, los cohetes cayeron como lluvia. Aún tengo las cicatrices de la metralla que me alcanzó en el hombro y brazo izquierdo. Fue un momento aterrador, y todo lo que podía pensar era en la seguridad de mi familia.

La vida dio un giro de un día para el otro. Tenía miedo a todo momento. Ellos monitoreaban todo lo que hacíamos – lo que comíamos, lo que vestíamos. El uso de celulares era castigado con la muerte.

Al pasar el tiempo, había muy poca comida. Vivíamos sin comida, sin agua y sin electricidad por tanto tiempo. Una vez, me acuerdo que una lata de leche infantil costaba 40 dólares americanos, y nadie podía permitirse el lujo de comprarla. Parecía que ellos querían regresarnos a una vida en la Era de Piedra donde sobreviviéramos únicamente de pan, dátiles y agua. Uno de mis parientes fue capaz de contrabandear comida del desierto solo para que pudiéramos comer – pero él arriesgó su vida para traerla. La vida era un infierno.

Fue un viaje de dos semanas de Ramadi una vez que habíamos escapado, incluyendo una marcha de 8 kilómetros a pie,  comiendo nada más que un pedazo de pan y algunos dátiles. Mis hijos estuvieron deshidratados y mi esposa aún estaba amamantando a nuestro bebe, así que fueron momentos difíciles. Estoy tan agradecido por la comida que nos dio el Programa Mundial de Alimentos cuando llegamos al campamento. Se sentía como si alguien se preocupaba. Los niños estaban tan contentos de conseguir las galletas, los dátiles y los alimentos enlatados.

Camiones llegan a los depósitos del PMA todos los días en preparación para la esperada respuesta a las necesidades humanitarias relacionadas a la ofensiva militar en Mosul. Aquí, equipos descargan aceite vegetal y otros suplementos. Foto: WFP/Alexadra Murdoch.

Ahora trabajo en los depósitos del PMA, descargando los camiones y almacenando los depósitos con comida para que estén listos para llegar a las familias que se encuentran en la situación en la que estábamos. Es lo mínimo que puedo hacer y significa que ahora alcanzo a comprar comida para mi familia mientras ayudo a otras personas que se han visto obligados a huir del conflicto también. Me veo en ellos. Ellos necesitan desesperadamente esta comida. 

Un campamento para desplazados en el norte de Irak, en julio del 2016. El campamento ha recibido una ola de desplazados en los últimos dos años, a medida que los picos del conflicto activan el movimiento de familias. 

Familias desplazadas en el norte de Irak tienen muy poco además de la ayuda que reciben de organizaciones humanitarias. Fotos: WFP/Mohammed Al Bahbahani.

Antes de que el Estado Islámico capturara mi hogar, yo me despertaba todos los días con esperanza. Mi familia estaba segura, tenía trabajo, y éramos felices. Ahora estoy apenas esperando hasta que sea seguro regresar.”

Mohammed le contó su historia a la Oficial de Comunicaciones del PMA, Alexandra Murdoch.

Mohammed trabaja para Mercy Hands, quienes son responsables de administrar los depósitos del PMA. Con la ofensiva de Mosul en camino, el PMA y sus socios han aumentado los esfuerzos para responder a las necesidades inmediatas de las personas que pueden ser afectadas por el conflicto.

Los donantes que apoyan las operaciones de asistencia alimentaria en Irak incluyen (en orden alfabética): Arabia Saudí, Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, la Comisión Europea, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Fondo Central de Respuesta a Emergencias (CERF, en inglés), Gran Bretaña, Holanda, Islandia, Irak, Italia, Japón, Luxemburgo, Noruega, la República de Corea, Suecia, Suiza, y donantes privados.

Conoce más sobre el trabajo del PMA en Irak.