Honduras: "La roya destruyó mi finca y mis sueños"

Publicado el 17 Septiembre 2013

Ernestina Martínez muestra los efectos de la roya en sus cafetales. Copyright: WFP/Hetze Tosta

Ernestina Martínez, una viuda de 52 años y madre de ocho hijos, inició su finca de tres manzanas cafetales hace algunos años y con ella producía hasta 80 quintales de café en el municipio Ojo de Agua en Intibucá. Pero la plaga de la roya, un hongo que afecta las hojas de las plantas, destruyó la plantación que ella y sus hijos levantaron con esfuerzo.

OJO DE AGUA, Intibucá. –“La roya no solo destruyó mi finca, también mis sueños”, dijo esta productora de café. Una vez la Roya ataca las plantas, no queda más remedio que destruir las plantaciones para evitar su propagación.

Roger Obed Pineda, presidente de la Junta Rural de Ojo de Agua, organización local a la que pertenece Ernestina, y quien también resultó afectado, definió la roya del café como “una enfermedad que ataca las hojas de las plantas, es una especie de esporas que le quita la habilidad a la hoja de llevar el alimento que la planta necesita y por lo tanto el fruto nunca logra madurar y es ahí donde se pierde la cosecha”.

El Gobierno de Honduras declaró el 24 de enero pasado la "emergencia nacional fitosanitaria" por el avance de la roya, que ha dañado el 25% de las 280 mil hectáreas cultivadas. Unos 110 mil productores cultivan esas 280 mil hectáreas en 16 de los 18 departamentos del país y generan cerca de un millón de empleos.

“No producir significa que no tengo ningún ingreso. Por eso mis planes eran emigrar a otro campos donde hay fincas grandes para trabajar como jornalera y luego con lo que ganara regresar a mi comunidad y comenzar en la rehabilitación de mi finca”, dijo Ernestina.

Afortunadamente para Ernestina y más de 8,300 familias en la misma situación en zonas cafeteras, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), junto con las autoridades locales, comenzó la distribución de alimentos para las familias afectadas por la Roya.

La junta de Ojo de Agua tiene 40 pequeños productores miembros, de los cuales 15 están siendo beneficiados con el programa de Alimentos por Trabajo del PMA, dijo Pineda. Esta actividad del PMA permite a las familias de caficultores recibir raciones de alimentos a cambio de restaurar sus tierras, sembrar plantones de café para futuras cosechas y sembrar cultivos alternativos, como el maíz, para poder alimentarse.

“Este alimento es una bendición para nosotros, la historia es otra y ya estoy trabajando en mi tierra”, dijo Ernestina luego de recibir su ración. “Tengo un vivero, he comenzado a limpiar mi finca y a sembrar maíz y otros cultivos alternos para comer, pues la finca me producirá hasta dentro de 2 años con esta nueva especie de café que estoy sembrando que es resistente a la roya, pues esto no me vuelve a pasar” manifestó Ernestina muy optimista y contenta de estar rehabilitando su finca.   

Por su lado, el presidente de la Junta Rural de Ojo de Agua expresó la necesidad que hay en su comunidad de seguir recibiendo la ayuda alimentaria y su preocupación de que esta ayuda se interrumpa y los pequeños caficultores como Ernestina no puedan lograr la recuperación total de sus tierras.