Guatemala: Mujeres con VIH aprenden a valerse por sí mismas

Publicado el 21 Agosto 2012

Un grupo de 70 madres en comunidades localizadas en los departamentos de Retalhuleu y Coatepeque reciben capacitación para que desarrollen habilidades y destrezas para mejorar su economía familiar. (Copyright: WFP/Martha Salazar)

Un grupo de guatemaltecas aprende a través de este proyecto a conocer sobre el VIH, a apoyarse unas a otras y a desarrollar habilidades para ganarse la vida y alimentar a sus familias.

Ocho días después del nacimiento de Jonás, su madre falleció por complicaciones causadas por el VIH. Desde ese entonces, Reina Méndez, de 48 años de edad y hermana mayor de la madre de Jonás, se hizo cargo del niño para que tuviera un hogar. El pequeño Jonás ya ha recibido 18 meses de tratamiento anti-retroviral y ahora, a sus 4 años de edad, los resultados de los exámenes de laboratorio arrojan un resultado negativo para el VIH.

Cuidar de Jonás no ha sido fácil, especialmente para Reina, una mujer que desconocía sobre el VIH, sus efectos y que tampoco tenía una forma de ganarse la vida para mantener al niño.

Afortunadamente, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Guatemala, a través de la organización no gubernamental APEVIHS (Asociación para la Prevención y Estudio del VIH SIDA) brinda capacitaciones a un grupo de 70 madres que están a cargo de manera parcial o total de su hogar para que desarrollen habilidades y destrezas para mejorar su economía familiar en comunidades localizadas en los departamentos de Retalhuleu y Coatepeque.

El apoyo que he recibido del personal de salud de Coatepeque y las capacitaciones de APEVIHS me ha ayudado en el tratamiento de Jonás, enseñándome sobre la importancia de los controles, la nutrición y la higiene para que mi Jonás crezca bien”, nos comentó Reina, quien agregó que “los proyectos productivos son una buena oportunidad para cubrir las necesidades en salud y educación de nuestros hijos”.

Adicionalmente, estas mujeres reciben asesoría en temas de organización y comercialización de sus productos artesanales y la creación de un fondo para la compra de insumos y materia prima con el fin de incentivar la producción de las artesanías.

Mejorando la economia y medios de vida

“En estas capacitaciones he aprendido a hacer piñatas, veladoras, costurería y a trabajar con materiales reciclables como el plástico y el papel. Con la venta de estas artesanías he logrado darles la oportunidad de estudiar a mis hijos y de ayudar a mi esposo que no tiene trabajo”, relata Flor de Maria Soriano de 35 años, madre de 7 hijos y portadora del VIH.

Martha Salazar, nutricionista de PMA explica que este proyecto, además de ayudar a las mujeres a mejorar su economía familiar y sus medios de vida, crea un espacio en donde ellas tienen la oportunidad de conocer a otras mujeres en condiciones semejantes, lo que les ayuda a sentirse aceptadas y apoyadas. Estos espacios crean un lazo de solidaridad entre ellas y les permite vivir al menos una vez a la semana sin preocupaciones.

“Estas mujeres están conscientes de que un día la enfermedad podría alcanzarlas y mientras llega ese momento toman una actitud positiva ante la vida y hacen lo necesario para mejorar sus condiciones para que sus hijos puedan salir adelante”, dijo la nutricionista del PMA.
 

ACERCA DEL AUTOR

Elizabeth Sagastume

Oficial de Información Pública

Elizabeth, de nacionalidad guatemalteca, ha estado trabajando para el PMA desde enero del 2006. Anteriormente trabajó para la Federación Internacional de la Cruz Roja.