P4P en Guatemala: de la agricultura de subsistencia a la comercialización

Publicado el 22 Enero 2013

Sheryl Schneider (centro), Coordinadora de P4P en Guatemala, durante una visita de campo. (Copyright: WFP/Elizabeth Sagastume)

A finales del 2008 se inicia Compras para el Progreso (P4P, por sus siglas en inglés) en Guatemala con el apoyo de la Fundación Howard G. Buffett. Gracias a esta iniciativa unos 14,800 pequeños agricultores –agrupados en 81 cooperativas—han vendido más de 8,000 toneladas de alimentos al PMA y al mercado local. En su cuarto aniversario, Sheryl Schneider, Coordinadora de P4P, repasa los logros del programa y los planes futuros.

CIUDAD DE GUATEMALA --La iniciativa también ha contado con el apoyo de la Unión Europea y del Gobierno de Canadá, a través de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI). Según Sheryl Schneider, Coordinadora de P4P, el equipo se caracteriza por ser multi-disciplinario (especialistas en agronomía, zootecnia, desarrollo rural y economía agroalimentaria, agro-negocios, en género y en alimentos e inocuidad) y por su gran compromiso con los agricultores.

¿Qué ha sido lo más interesante del P4P durante los últimos cuatro años?
Cuando iniciamos el trabajo con P4P, asumimos que conectar a las personas agricultoras con los mercados requería producir más frijol y maíz, y de mejor calidad. Sin embargo, muy rápidamente fue evidente que aspectos sociales y culturales eran determinantes para el éxito del proyecto. Por ende, esta iniciativa se ha dirigido a temas como el fortalecimiento organizacional, rondas de negocios y el empoderamiento de las mujeres.
Lo más interesante para mí ha sido la transformación de las actitudes, la auto-apreciación de las personas participantes a medida que se convierten de personas agricultoras de subsistencia a agro empresarios. Especialmente las mujeres han manifestado cambios significativos en su visión. Entre muchas de ellas se ha despertado un interés genuino de trabajar la tierra y comercializar el producto de su labor. Son mucho más abiertas a adoptar las nuevas tecnologías, a seguir las recomendaciones del personal de campo y hacer propio el conocimiento técnico adquirido, a tal grado que algunas ya son referentes importantes para toda la comunidad.

El trabajo con socios es uno de los pilares del P4P. ¿Cómo ha sido esta experiencia en Guatemala?
P4P trabaja conjuntamente con socios como FAO, IICA y ONGs, entre otros, que han apoyado muchísimo en el tema de desarrollo de capacidades. Por ejemplo, en el oriente del país, en el Corredor Seco, AECID ha colaborado con la infraestructura de las organizaciones, el PMA a través del P4P proporciona el apoyo para el acceso a los mercados. Otras agencias como FIDA y FAO apoyan a las organizaciones con el acceso a créditos, insumos y tecnología específica para la producción de semillas. Hemos logrado que a través del P4P la sinergia de esfuerzos de cooperación, que permiten que las organizaciones y las comunidades, se enmarque un proceso real de desarrollo. Ya lo dijo Keith Andrews, Representante del IICA (Instituto Interamericano de Cooperación en la Agricultura): “el P4P es realmente una iniciativa innovadora, enfocado al desarrollo rural a lo largo de la cadena”.

¿Cuáles consideras que sean los resultados más importantes de esta iniciativa?
Entre los resultados señalados por los actores del P4P se destaca la importancia de la calidad en los granos que se producen y se comercializan. P4P en Guatemala implementó el uso de la Caja Azul, un laboratorio portátil que permite evaluar la calidad del grano en el campo. De hecho los asesores del Ministerio de Agricultura (MAGA) han hecho varias referencias a la “aplicación de los estándares de calidad de los agricultores y los pequeños comerciantes en el campo”. Por su parte, la industria procesadora de maíz para harina de tortillas (Demagusa) se referido a su vez “al incremento de los agricultores, especialmente en la producción de granos de calidad”. Adicionalmente, podemos decir que los 7,000 hogares participantes del P4P en Guatemala pueden garantizar su seguridad alimentaria así como brindar una buena parte significativa al abastecimiento/reservas de alimentos en sus comunidades y en el país.

¿Cuáles consideras que sean las lecciones aprendidas durante este período?
P4P mide el éxito en el tonelaje de granos comercializados al PMA y a otros compradores. Para mí, este éxito debe medirse en el cambio de mentalidad cuando las personas rurales dejan de pensar en la subsistencia y se abren a la producción y comercialización de excedentes. Esto conlleva al trabajo asociativo de mujeres y hombres, el acceso a insumos, a precios competitivos, buenas prácticas agrícolas, acceso a créditos para la producción y comercialización a tasas de interés razonables para la producción de granos básicos y significa que las personas pueden negociar con los compradores con la frente en alto, seguros de calidad y los costos de su producción.

¿Cuáles son los retos principales para el P4P en el 2013?
P4P es una iniciativa que explora adaptar modalidades de trabajo a las realidades de cada país participante. En Guatemala, tenemos un reto especial presentado por la diversidad cultural y geográfica del país. Para el 2013, tenemos el reto de analizar lo que ha funcionado y lo que no, de plantear recomendaciones para la implementación de este concepto por el Gobierno y proyectos de cooperación. Un primer intento en Guatemala ha sido el Triángulo de la Dignidad, impulsado por el Gobierno actual, que contempla la asistencia técnica mediante la reactivación de los servicios de extensión agrícola, acceso a crédito, y enlaces con potenciales compradores, todo dirigido a las membresías de organizaciones agrícolas.

 

 

ACERCA DEL AUTOR

Elizabeth Sagastume

Oficial de Información Pública

Elizabeth, de nacionalidad guatemalteca, ha estado trabajando para el PMA desde enero del 2006. Anteriormente trabajó para la Federación Internacional de la Cruz Roja.