Diez datos sobre la mujer y el hambre en el mundo

Publicado el 06 Marzo 2013

Las mujeres son las más vulnerables al hambre y la desnutrición, sin embargo son ellas la clave para aumentar la seguridad alimentaria y el bienestar nutricional del hogar. (Copyright:WFP/Rein Skullerud)

Las mujeres son a menudo víctimas del hambre. Sin embargo, ellas también tienen un papel importante en la lucha contra el hambre. Madres, campesinas, maestras y empresarias, todas ellas poseen la clave para construir un futuro libre de desnutrición. Estas son diez razones por las que empoderar a las mujeres es una parte tan importante de la labor del PMA:

Acabando con la violencia violence contra mujeres

Una de las maneras como el PMA está ayudando a terminar con la violencia contra las mujeres es proporcionándole a muchas de las familias que asiste con estufas de bajo consumo de combustible. Cuando salen a diario a buscar leña, las mujeres que viven en campos de refugiados o zonas áridas ingresan en zonas inseguras, exponiéndose a violaciones y otras agresiones. Las estufas disminuyen este riesgo debido a que el combustible dura más tiempo. Como parte de la iniciativa SAFE de la ONU (Acceso seguro a la leña y a la energía alternativa), los proyectos del PMA han beneficiado a más de 2 millones de personas en Etiopía, Haití, Kenia, Sri Lanka, Sudán y Uganda.

1. En los países en desarrollo, el 79% de las mujeres económicamente activas pasan sus horas de trabajo produciendo alimentos, trabajando en la agricultura. Las mujeres representan el 43% de la fuerza laboral agrícola.

2. Las cosechas de las mujeres agricultoras son 20-30 por ciento inferiores a las de los hombres. Esto se debe a que las mujeres tienen menos acceso a semillas mejoradas, fertilizantes y equipos.

3. Al eliminar las disparidades de género en el sector agrícola, confiando más recursos a las agricultoras, se podría reducir entre 100 y 150 millones el número de personas que sufren hambre en el mundo.

4. Las encuestas realizadas en una amplia gama de países han demostrado que entre el 85% y el 90% del tiempo que se dedica en los hogares a la preparación de las comidas familiares corre a cargo de las mujeres.

5. En algunos países, la tradición dicta que las mujeres coman de últimas, después de que todos los miembros varones y los niños hayan comido.

6. Durante una crisis, las mujeres son generalmente las primeras en sacrificar su consumo de alimentos, con el fin de proteger el consumo de alimentos de sus familias.

7. Las madres afectadas por la malnutrición a menudo dan a luz a bebés con insuficiencia ponderal, que tienen 20% más de probabilidades de morir antes de los 5 años de edad. Cada año nacen hasta 17 millones de niños con un peso inferior al normal.

8. En los países en desarrollo, aproximadamente la mitad de todas las mujeres embarazadas son anémicas. Cada año, la carencia de hierro es la causa de unos 110.000 fallecimientos durante el parto.

9. Los estudios de investigación confirman que confiar más ingresos en manos de las mujeres arroja resultados favorables para la salud y la nutrición de los niños.

10. La educación es clave. Un estudio demostró que la educación de las mujeres contribuyó a una reducción del 43% en la desnutrición infantil, mientras que la disponibilidad de alimentos representó el 26%.

 

Fuentes

  • Las Mujeres en la Agricultura: Cerrar la brecha de género en aras del desarrollo (Dato 2, 3, 9, 10)
  • El papel de las mujeres en el desarrollo rural, la producción alimentaria y la erradicación de la pobreza, ONU Mujeres, 2012 (Dato 4)
  • Committee on Food Security, FAO, 2011 (Dato 5, 6)
  • Progreso para la Infancia: Examen estadístico de Un mundo apropiado para los niños, UNICEF, 2007 (Dato 7)
  • La agricultura con cara de mujer, FAO, 2012 (citando a Smith and Haddad 2000). (Dato 1 , 8)