Crisis en el Sahel: 8 preguntas y respuestas

Publicado el 10 Abril 2012

La sequía ha regresado a la región del Sahel en África Occidental, llevando a millones de personas en la región a padecer hambre por tercera vez en la última década. (Copyright: WFP/Shannon Howard)

Por tercera vez en una década, la sequía en la región del Sahel en África vuelve a ser una amenaza para millones de personas que podrían padecer de hambre. Pero, ¿cómo sobrevive la gente ante estas situaciones y que estamos haciendo para ayudarles? Aquí están las respuestas a ocho preguntas sobre el hambre en el Sahel y a lo que el PMA está haciendo para asistir a la población:

1. ¿Por qué hay personas pasando hambre en el Sahel?

Las lluvias sólo vienen una vez al año en el Sahel africano y el año pasado no solo estuvieron irregulares  sino que también tardías. Esa es una receta para el desastre en una parte del mundo donde la mayoría de las personas viven de lo que puede cultivar. Cuando las lluvias no llegan a tiempo, las cosechas fracasan, los animales mueren y la gente comienza a pasar hambre.


2. ¿Qué países se han visto afectados por la sequía?

La sequía está afectando a una gran parte del territorio que abarca partes de Chad, Níger, Malí, Mauritania, Burkina Faso, Senegal, Gambia, Camerún y el norte de Nigeria.


3. Además de la sequía, ¿qué otros factores han conducido a una crisis alimentaria en el Sahel?
Las malas cosechas de este año han resultado en un alza de los precio de los alimentos, en un momento del año en que por lo general estarían más asequibles. Los altos costos del combustible y las infestaciones de plagas no han ayudado.



4.¿Cómo sobreviven los pequeños agricultores cuando no cultivan alimentos suficientes?

En tiempos difíciles, las familias suelen vender su tierra o sus animales con el fin de comprar alimentos. Esta es una estrategia negativa para afrontar esta situación porque los deja más pobres y más propensos a pasar hambre en el largo plazo. Cuando se quedan sin cosas para vender, las familias no tienen otra opción más que marcharse a las ciudades o al extranjero en busca de trabajo.


5. ¿Son comunes las sequías en el Sahel?

Sí y se están volviendo cada vez más comunes con el cambio climático. Esta es la tercera sequía que golpea la región del Sahel en menos de una década. Especialmente en Níger, muchas familias todavía no se han recuperado por completo de la última sequía en 2010 y tienen mucho menos a donde recurrir ahora que antes.


6.¿En qué se diferencia la situación de este año en el Sahel con las sequías en el pasado?

Considerando que la sequía en 2005 y 2010 se sintieron más en el Níger y partes de Chad, la crisis alimentaria de este año se está desarrollando en toda la región, desde Chad en el este hasta llegar al Océano Atlántico. Por otra parte, los precios de los alimentos en la región son mucho más altos que en 2010.


7.Si esta crisis es diferente, ¿cómo está respondiendo de manera diferente el PMA?

En países como Níger, donde los mercados de alimentos se mantienen, el PMA le está proporcionando cupones a personas con hambre que pueden usar para comprar alimentos en mercados locales. Esto ayuda a la economía local y además les da a las personas la oportunidad de tener una mayor variedad de comida para elegir. El PMA también va a comprar en países cercanos al Sahel la mayor parte de los alimentos que distribuirá para así reducir la cantidad de tiempo que se tardará en llegar a las personas que lo necesitan.


8. ¿Cómo podemos prevenir que la sequía en el Sahel cause otras crisis alimentarias en el futuro?

El Sahel es un lugar árido propenso a frecuentes sequías y sin embargo la mayoría de las personas que viven allí dependen de la agricultura de secano (la que proviene de la lluvia). Enseñarle a la gente a cómo recolectar agua de lluvia en estanques y a crecer cultivos resistentes a la sequía podría ayudarles a superar las temporadas de sequía. Otra forma de evitar el hambre son comunidades graneros en donde las familias pueden pedir prestados granos durante la temporada de escasez y luego "pagar" en la próxima cosecha.