Administrando un depósito en el este de Darfur

Publicado el 10 Abril 2013
Aziza es el única mujer encargada en la suboficina del PMA en El Daien, Estado Este de Darfur, Sudán, un lugar donde el PMA proporciona asistencia alimentaria a 156,000 personas por año. Al ser un gran número de habitantes de Darfur los que dependen de la asistencia del PMA, los miembros del personal, como Aziza, son esenciales para que se entreguen alimentos necesarios a las personas más necesitadas. Tuvimos la oportunidad de escuchar acerca de su trabajo en el este de Darfur, y lo que significa ser la última en dar la orden de despacho de los alimentos del PMA para que sean entregados.

 

Cuentanos un poco sobre cómo llegaste al PMA.

En 2006, comencé con el PMA en el sur de Darfur con un contrato temporal. Después de un año, fui ascendida como administradora, lo que significa que superviso todo el manejo de mercancía, incluyendo su llegada, almacenamiento y despacho. Los artículos de alimentos y socorro se distribuyen desde nuestros depósitos para ser entregados en los campos de personas desplazadas internamente, escuelas y muchos pueblos de la zona.

¿Cómo fue la transición a su nuevo trabajo como gerente?

No tardé mucho en darme cuenta que este nuevo trabajo no iba a ser fácil. El primer año nos enfrentamos a un gran reto. Debido a las crecientes necesidades de la población en el este de Darfur, se triplicaron las necesidades mensuales de los alimentos del PMA, y tuvimos que disponer de un almacén más grande - por ello tuvimos que trasladar 2.500 toneladas métricas de asistencia alimentaria (un total de 1.250 sacos) con sólo dos camiones del PMA con capacidad de 15 toneladas métricas cada uno. ¡Imagínate cuántos viajes se necesitaron para mover toda esta comida! También tuvimos que volver a construir tiendas de almacenamiento para depositar alimentos adicionales. En tan solo unos meses, ya teníamos los almacenes re-ubicados y pasamos a manejar 2.000 toneladas a casi 6.000 toneladas por mes. 

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Me gusta que soy la última en revisar el convoy y dar la orden de despacho. Formar parte del equipo en el este de Darfur me hace sentir muy orgullosa porque estoy ayudando a salvar miles de vidas.

¿Cuál es tu mayor reto?

En Darfur, el trabajo de administrador es por lo general un trabajo adoptado por los hombres. Dada la naturaleza de la tarea, fue emocionante asumir este nuevo papel. Además de dirigir la operación con sólo uno o dos miembros del personal en nuestros almacenes en El Daien, mi mayor reto fue tener fe en mí misma como administradora, además de demostrar que las mujeres como yo tienen lo que se necesita para hacer este trabajo en un contexto tan exigente.

Tuve que trabajar duro - no sólo para mí, sino para ganarme el respeto y la aceptación de mi comunidad como líder, pavimentando el camino para otras mujeres de Darfur. Ahora, después de cuatro años con el PMA puedo decir que he triunfado y estoy orgullosa de haber mantenido en alto la reputación del PMA. Esto ha sido posible en gran parte debido a la excelente ayuda de mis supervisores y la familia del PMA, especialmente de mujeres fuertes e inspiradoras como Azeb Arat (ex Coordinador del PMA en Nyala, Sur de Darfur), y siento que soy capaz de continuar desempeñando con éxito esta posición.

¿Tienes algún consejo para las mujeres que deseen asumir un papel como el tuyo?

¡Creer en ti misma y tener confianza! El PMA es no sólo salva vidas, sino que da esperanza, te hace fuerte, y te da la oportunidad de ser parte de la solución en tu comunidad.