Hambre sin fronteras: Los vínculos entre inseguridad alimentaria, violencia y migración


Aunque parezca evidente que la inseguridad alimentaria, la violencia y la migración son fenómenos interrelacionados, existen pocos estudios académicos sobre cómo se relacionan entre sí. A lo largo de la historia, tanto la inseguridad alimentaria como la violencia han desencadenado migraciones masivas; sin embargo, los estudios e investigaciones sobre estos temas tienden a enfocarse en solo uno o dos de los tres temas relacionados. 

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), y el London School of Economics (LSE) con la colaboración de La Organización de Estados Americanos (OEA) han lanzado un estudio exploratorio como un primer paso para establecer el vínculo entre los tres fenómenos: migración, hambre y violencia en los 3 países del Triángulo Norte​ de América Central ( El Salvador, Guatemala y Honduras).

Descargue el estudio completo en español y en inglés.

Cifras claves del estudio 

  • Inseguridad alimentaria

    La inseguridad alimentaria y el hambre están estrechamente ligados a la extrema pobreza. Según datos recientes, Honduras tiene el porcentaje más alto de personas viviendo en condiciones de pobreza e indigencia de toda la región de América Latina y el Caribe.

  • Desnutrición crónica

    Guatemala tiene la más alta tasa de desnutrición crónica, casi un 50 por ciento a nivel nacional y tasas significativamente más altas en ciertas partes del país.

  • Personas desplazadas

    El Salvador tiene una de las más altas tasas de población viviendo fuera de sus fronteras, con más del 18 por ciento.

Lecciones aprendidas

1. Existe una positiva correlación entre la inseguridad alimentaria y la migración en los tres países estudiados;
2. Tanto en la literatura como en la voz de los informantes, se menciona la violencia como propulsor de la migración, aunque en forma menos consistente de la que se mencionan las razones económicas, y con un menor aparente nivel de certidumbre;
3. La evidencia o percepción de la existencia de una correlación entre los patrones migratorios varía, dependiendo del tipo de violencia y de los grupos afectados;
4. Entre los distintos tipos de violencia, el crimen común es la primera amenaza en la mayoría de los países de América Latina y Centroamérica, incluida Guatemala, en tanto que la violencia del pandillerismo callejero parece prevalecer en El Salvador y Honduras;
5. La violencia no solo se aprende socialmente y es ampliamente aceptada, sino que también se practica comúnmente como una estrategia de supervivencia y medio de vida. Es por ello que las personas le restan influencia en las decisiones que impactan sus vidas, incluyendo el emigrar o no;
6. Entre los motivos que más se mencionan como impulsores de la migración están el bienestar económico, el empleo y la reunificación familiar;
7. La migración puede ser un fenómeno altamente lucrativo y las remesas constituyen un pilar fundamental del PIB de cada uno de los países bajo consideración;
8. En comparación con años anteriores, la migración de mujeres y niños va en aumento, trayendo consigo una nueva gama de inquietudes.

Conclusiones

Un conocimiento más profundo de los vínculos entre la seguridad alimentaria, la violencia y a migración y su incorporación a las intervenciones en materia de seguridad alimentaria, protección y migración en los países del Triángulo Norte ciertamente contribuirían a una mayor prevención y mitigación de los perniciosos efectos de la migración e incluso podrían redundar en la maximización de los beneficios de dichas intervenciones.

Para las últimas notas de prensa, artículos, fotos y publicaciones de los países en el Triángulo Norte de Centroamérica visita sus páginas: Guatemala, El Salvador, y Honduras.

La respuesta del PMA a la sequía en el Triángulo Norte de Centroamérica 

  • Un año después de una sequía severa en Centroamérica, el PMA ha proporcionado asistencia alimentaria crítica a 240,000 personas afectadas por la sequía en Guatemala, Honduras y El Salvador y hay planes para proporcionar asistencia a más de 600,000 personas en total a través de septiembre de 2015, pero se necesitan US$10 millones para llegar a ellos.  

  • En Guatemala y Honduras, el PMA está llegando a más de 100,000 personas en cada país.

  • En El Salvador, el PMA ha sido capaz de ayudar a 40,000 personas y actualmente está prestando asistencia a 10,000.