Cupones de alimentos brindan alivio a familias afectadas por la sequía en El Salvador

Publicado el 12 Marzo 2015

Santos Ignacio Villarreal y su familia se preparan para canjear sus cupones en el supermercado de San Francisco Gotera, departamento de Morazán, El Salvador.

Copyright: WFP/María Antonieta Franco

Familias salvadoreñas aún encuentran recuperándose debido al impacto ocasionado por la roya del café – un hongo que reduce el rendimiento y la calidad de las cosechas – y por la severa sequía que impactó América Central en 2014. A fines del 2014, el PMA comenzó la distribución de cupones en El Salvador, ayudando a 11,500 familias. En el pasado, la distribución de alimentos estaba limitada a raciones de maíz, frijoles y arroz, sin embargo hoy, los nuevos cupones les permiten a las familias elegir la comida que ellos prefieren comer. 

SAN SALVADOR. –La familia Villarreal se encuentra dentro de las 11,500 familias que reciben los cupones como ayuda para mitigar el impacto de la sequía y roya del café. Santos Ignacio Villarreal expresó que el 2014 fue un año muy difícil para su familia.

Santos, su mujer y sus tres hijas cultivan maíz en un lote familiar para su autoconsumo. Adicionalmente, él trabaja en plantaciones locales para ayudar a pagar otros gastos. La grave sequía de El Salvador en el 2014 le impidió sembrar y cosechar su lote. Normalmente Santos cosechaba ocho quintales de maíz, una reserva de alimentos suficiente como para alimentar a su familia hasta la siguiente cosecha. La sequía también destruyó las plantaciones locales, dejando a Santos sin el ingreso adicional para poder poner la comida en la mesa.

Más que sólo un cupón

A fines del 2014, el PMA en El Salvador comenzó a implementar una modalidad de asistencia alimentaria a través de la transferencia de cupones, los cuales se distribuyeron a los beneficiarios de la Operación Prolongada de Socorro y Recuperación (OPSR) y el proyecto PROGRESANDO El Salvador, que permiten asistir a las familias afectadas por la roya del café y la sequía en 33 municipios del país con mayor vulnerabilidad.

Esta nueva modalidad de asistencia alimentaria promueve la diversidad al brindar a los beneficiarios la posibilidad de elegir los alimentos que ellos quieren comer en casa, lo cual en la mayoría de estos hogares se había limitado al consumo de maíz, frijoles y arroz.

Una lista de compras, capacitaciones sobre nutrición y reconstrucción de medios de vida

Con una lista de compras elaborada la noche anterior, Santos y su familia comienzan su recorrido por el supermercado para encontrar lo que necesitan. Su esposa comenta que ella ha participado en una capacitación sobre el manejo financiero del hogar y los buenos hábitos alimenticios, lo que les ha ayudado a utilizar apropiadamente los cupones y a priorizar los alimentos que han decidido comprar.

Las hijas de Santos están felices de poder ser parte de esta experiencia. Ellas saben que cuando lleguen a su hogar, tendrán una comida preparada con alimentos comprados el mismo día y con ingredientes que ellas mismas ayudaron a elegir.

Los cupones han ayudado a la familia Villarreal a reconstruir sus medios de vida. Luego de asistir a las capacitaciones, Santos comenzó a construir un huerto familiar y ya ha plantado rábanos, cilantro, berenjenas y cebollas. “Con los conocimientos que he adquirido, puedo cultivar poco a poco mi huerto para generar ingresos y traer alimentos a casa para mi familia”, comenta Santos.