Como el PMA combate la desnutrición


El PMA tiene una ventaja combatiendo la desnutrición gracias a su presencia en las zonas remotas de los países con mayor inseguridad alimentaria. Con sus estructuras de distribución de alimentos, localizados en más de 70 países, el PMA puede adaptar sus respuestas para satisfacer necesidades nutricionales.

Ciertas necesidades podrían ser: tener una dieta con más calorías, más micronutrientes en general o con mayor cantidad de una vitamina o un mineral específico.

Bajo un acuerdo con UNICEF, el PMA tiene el mandato de abordar la desnutrición moderada (el término técnico correcto es 'la desnutrición aguda moderada'), mientras que UNICEF se enfoca en la malnutrición grave (o "desnutrición aguda severa"). El PMA pone de su parte proporcionando alimentos a través de programas que complementan alimentos que los hogares ya poseen con productos nutritivos como mezclas alimenticias fortificadas o alimentos listos para ser usados.

Al tratar la desnutrición moderada, el PMA intenta evitar que los niños caigan en la desnutrición severa. En muchas situaciones de desnutrición severa, por cada niño que sufre de desnutrición aguda severa, hay ocho o diez sufriendo de malnutrición moderada.

Mayor Calidad y Diversidad
En los últimos años se han desarrollado nuevos alimentos terapéuticos listos para el consumo (RUTFs, por sus siglas en inglés) para los niños con desnutrición severa. El progreso en los alimentos para la desnutrición severa ha funcionado como un catalizador para el desarrollo de alimentos especiales que tratan otras formas de malnutrición.

En este contexto, el PMA ha ido mejorando la calidad y diversidad de los productos alimenticios que usa. El PMA está trabajando con socios del sector privado, universidades, la ONU y organizaciones no gubernamentales para formular y evaluar la eficacia de los productos más innovadores. Cubrir las deficiencias de micronutrientes (vitaminas y minerales) es un área de énfasis.

La caja de herramientas de la nutrición del PMA ya incluye alimentos básicos, alimentos compuestos y condimentos, todos enriquecidos. Entre los alimentos compuestos enriquecidos está la mezcla de maíz y soja (MMS), que el PMA ha utilizado durante décadas. Actualmente, el PMA está trabajando en formas de mejorar la composición de estos alimentos para satisfacer mejor las necesidades nutricionales de ciertos grupos específicos (niños pequeños, mujeres embarazadas y lactantes y personas sufriendo de una enfermedad crónica).

Nuevas estrategias
La caja de herramientas del PMA también incluye nuevas estrategias como los micronutrientes en polvo para enriquecer los alimentos caseros (MNP, también conocido como 'confites'). Este enriquecimiento casero consiste en que los propios beneficiarios espolvoreen el polvo a los alimentos después de haberlos cocinado. Se trata de una opción viable cuando los hogares ya tienen alimentos pero carecen de micronutrientes importantes.

Otras estrategias incluyen nuevos alimentos suplementarios listos para el consumo (RUSFs), para tratar a los niños con desnutrición aguda moderada, y los suplementos alimenticios complementarios, para complementar la dieta de los niños pequeños (6-24 meses) con las más altas necesidades nutricionales. Obtenga más información aquí