Somalia: el PMA ayuda a las niñas a alimentar sus sueños

Publicado el 03 Diciembre 2013

Las niñas en el patio de la escuela primaria Abdirahman Godyare. Copyright: WFP/Laila Ali

El año pasado, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) proporcionó alimentación escolar y raciones de alimento a más de 24,7 millones de niños alrededor del mundo. En Somalia, el programa de alimentación escolar está ayudando a que los niños regresen a clases. Esto es especialmente importante para las niñas, ya que con frecuencia se piensa que tienen que quedarse en casa y ayudar con los quehaceres.

Hargeisa - “Aqoon la aq’aan waa iftiin la aane” ("No tener conocimiento, es estar sin luz") reza un popular proverbio somalí. Pero para muchos jóvenes en este país de gran riqueza cultural, los años de conflicto y  las interminables sequías han puesto la luz del aprendizaje fuera de su alcance.

Hoy en día, el PMA está invirtiendo en el futuro de los niños de Somalia al proporcionarles  alimentos a unos 106,000 niños en 473 escuelas primarias en áreas el país en donde las agencias humanitarias tienen acceso.

Seis de cada 10 niños en Somalia no van a la escuela, lo cual se traduce en una de las peores tasas de escolarización en el mundo. Pero a medida que la paz se asienta en varias partes del país y el PMA suple alimentos, esta situación empieza a cambiar.

En la escuela primaria Abdirahman Godyare, en el distrito de Woqooyi Galbeed a unos 100 kilómetros a las afueras de Hargeisa en Somaliland, un grupo de niñas, quienes visten coloridos velos, ponen sus libros a un lado mientras se sientan en la sombra para disfrutar de la merienda de la tarde.

La presencia de estás niñas es significativa

“El PMA empezó a apoyar esta escuela en el 2007, proporcionándoles a los estudiantes dos raciones de comida al día. Antes de que las raciones de alimento fueran introducidas, solo teníamos 100 alumnas. Hoy de un total de 780 estudiantes, 385 son niñas”, dijo el director Mohammed Osman Ismail.

Las raciones de alimento para llevar a la casa son esenciales

En Somalia, los padres a menudo optan por mantener a las niñas en casa para ayudar con las tareas domésticas. Para combatir esta tendencia, que afecta la educación de las niñas, el PMA les proporciona raciones de alimento a las niñas para que lleven a sus casas. Esto les da un incentivo a los padres para enviar a sus hijas a la escuela.


En Hargeisa, las raciones para llevar a casa consisten en 3,6 kg de aceite de cocina para cada niña. Para tener derecho a estas raciones, las niñas deben estar en la escuela por lo menos el 80 por ciento del mes escolar.

 “Antes, si una familia tenía tres hijas, quizás solo una era enviada a la escuela. Ahora, las tres hijas son enviadas a la escuela porque cada hija llevará a la casa aceite para cocinar”, dice Ismail.

Las escuelas que son apoyadas por el PMA ofrecen educación sin costo alguno, pero muchas veces de igual forma las familias tienen problemas para conseguir el dinero para comprar los libros y los uniformes.

Por esta razón, muchos estudiantes empiezan la primaria cuando ya son más grandes. Sarah Ismail, quien tiene 17 años, se encuentra entre estos estudiantes, pero ella tiene grandes ambiciones. Sarah está estudiando inglés y árabe, y quiere ser una profesora universitaria.

Sus padres la apoyan

“Las raciones de alimento del PMA me ayudan cuando estoy en el salón de clases. También le facilita la vida de mis padres pues saben que recibo dos comidas en la escuela. Ellos no se tienen que preocupar de conseguir alimento para mi hermana y para mí porque saben que aquí en la escuela nos dan alimento. El aceite para cocinar también es muy valioso para nosotros, especialmente durante (el mes sagrado) Ramadán cuando el aceite y el alimento es más caro,” dijo Sarah.

Olivier Nkakadulu, el Representante del PMA en la Oficina de Somaliland, dijo que las raciones de alimento para llevar a casa han impulsado la tasa de matrícula de las niñas porque los padres se dan cuenta inmediatamente del beneficio de mandar a sus hijas a la escuela.

“La educación es la base de la familia y de la nación, y por esto es una prioridad a largo plazo para el PMA. La educación de las niñas es particularmente importante, ya que les da la oportunidad de tener un mejor futuro y les permite tomar sabias decisiones acerca de sus vidas”, dijo el funcionario del PMA.

Si la situación de seguridad lo permite, el PMA quiere expandir su programa de alimentación escolar a Mogadishu al inicio del próximo semestre escolar en diciembre. El PMA planea proporcionar alimento a 5,000 niños en la capital.

El PMA también es un partidario clave de la campaña “GO-2-School” (Ve a la escuela, en español), la cual tiene como propósito matricular a 1 millón de niños en la escuela. La campaña fue lanzada en septiembre por el gobierno de Somalia, con la ayuda  de UNICEF, el PMA, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).