La meta del milenio para reducir el hambre está por cumplirse

Publicado el 01 Octubre 2013

Las meriendas escolares son una de las tantas "redes de seguridad" que pueden ayudar a prevenir a que los niños más vulnerables padezcan de hambre. Al mismo timepo   también proporcionan un medio seguro de nutrición mientras los niños asisten a la escuela. Copyright: WFP/Ximena Loza

Las cifras más recientes del hambre en el mundo muestran que hay progresos. Sin embargo, a pesar de que el número de personas con hambre ha disminuido, para lograr alcanzar la meta del hambre del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio se necesitara un mayor esfuerzo. Las comidas escolares y los programas basados en efectivo o cupones son unos de los tantos enfoques que podrían ayudar al mundo a cumplir el desafío.

ROMA -- El número de personas con hambre en el mundo es de 842 millones, en comparación con los 868 millones de personas reportados el año pasado. Desde el período 1990-1992, el número de personas con hambre se ha reducido en un 17%. Lee el comunicado de prensa l Ve el informe.

 Esta última reducción significa que estamos casi, pero no del todo, en camino a alcanzar el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) -reducir la proporción de personas que padece hambre en el mundo para el 2015. Si la tendencia continua, solo el 13% de la población del mundo va a padecer hambre en 2015, pero para lograr el primer ODM necesitamos reducir esa cifra al 12%.
“Necesitamos acción inmediata y sustancial”, manifestaron los autores del informe el Estado de la inseguridad alimentaria en el mundo, subrayando la necesidad de crear  “programas que brinden resultados rápidos”. Dentro de las estrategias que los autores tienen en mente están las "redes de protección social"- Esquemas los cuales tratan de asegurar que los más vulnerables siempre tengan acceso a suficiente alimentos nutritivos.  

Un ejemplo de una red de seguridad social es un programa de alimentación escolar. A medidas que se distribuyen  alimentos a los chicos en las escuelas, el gobierno puede asegurar que los chicos de familias pobres obtengan una fuente de alimentos nutritivos diariamente. Esto tiene gran importancia en momentos de crisis, cuando la manera de conseguir alimentos e ingresos es más difícil.  

Otro ejemplo es una transferencia de efectivo o sea apoyar a los más pobres dándoles dinero en efectivo. Cuando el dinero que se gasta en las tiendas locales, se apoya al sistema local de alimentación. Evidentemente esta estrategia únicamente funciona en situaciones en que la comida está disponible para todos menos los más pobres.

Los cupones de alimentos funcionan de manera parecida ya que a corto plazo ayudan a las familias a enfrentar el hambre y a la vez tiene efectos positivos a largo plazo. Más gente comprando alimentos significa que habrá más demanda y eso anima a los agricultores a invertir para mejorar sus técnicas de producción.

Tal como lo enfatiza este nuevo informe, estos tipos de programas están en el corazón de la estrategia de dos vías que el PMA, la FAO y el FIDA han acordado que es la ruta a seguir para reducir el hambre. Esta incluye aumentar en el corto plazo el acceso a alimentos para la gente más pobre, y aumentar en el largo plazo la capacidad de los pobres para producir y comprar sus alimentos.

Para tener una mejor idea de cómo funcionan estos programas, mira a los siguientes ejemplos de personas reales que se han beneficiado de las comidas escolares, transferencias de efectivo, y cupones de alimentos.

De hecho, el primer ODM --reducir la proporción de personas que padece hambre– ha sido alcanzado por 38 países. Estos éxitos demuestran que con el compromiso político del gobierno y buenas políticas, la lucha en contra del hambre y pobreza de puede ganar.

Al nivel global, el mundo está por no cumplir el meto por un punto de porcentaje. Pero la última reducción en el número de gente con hambre sugiere que – con un último empujón – la meta está por cumplirse.

Haití- alimentación escolar

Muchas escuelas en Haití ahora están sirviendo comida local a sus estudiantes. Como los agricultores saben que tienen un comprador, se animan a producir más alimentos. Ya que los estudiantes saben que van a recibir comidas, asisten a clases, en donde pueden obtener la nutrición que necesitan y además una educación. Lee más