El Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos pide paz y estabilidad en Sudán

Publicado el 08 Agosto 2018
Un líder comunitario recibe al Director Ejecutivo de WFP, David Beasley. Foto: WFP/Abeer Etefa

JARTUM – David Beasley, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés), ha concluido hoy una visita de tres días a Sudán, la primera a este país desde que asumiera el liderazgo de la agencia alimentaria de la ONU en abril de 2017.

Beasley se ha reunido con ministros y funcionarios del Gobierno de Sudán para examinar la labor y el futuro de WFP en el país. Ha reconocido el papel fundamental de Sudán en el fomento de la estabilidad y la seguridad alimentaria en la región mediante la acogida de refugiados y la facilitación de corredores logísticos y de suministros para la asistencia humanitaria en los países vecinos.

“Este espíritu de cooperación nos está poniendo en la senda de una mayor seguridad alimentaria no solo para Sudán, sino para toda la región”, dijo Beasley.

Durante su visita, Beasley ha subrayado la importancia de la paz y la estabilidad en Sudán para lograr la seguridad alimentaria. “Queremos crear una historia de éxito en Sudán, y para ello, continuaremos ayudando a las personas que llevan tantos años sufriendo el conflicto y sus consecuencias”, dijo Beasley. “Pero también queremos que dentro de unos años estas personas puedan valerse por sí mismas, que lleguen a ser autosuficientes”.

La visita ha llegado en un momento crítico para Sudán, que atraviesa una difícil situación económica que está empujando a más personas a la inseguridad alimentaria.

Beasley ha conocido de primera mano la situación que viven los más de 85.000 desplazados en el campamento de Otash, en Nyala (Darfur del Sur), donde habló con las familias que reciben asistencia de WFP en efectivo, alimentos y productos nutricionales especializados para los niños que padecen malnutrición. Muchas personas llevan más de una década viviendo en el campamento, que abrió sus puertas en agosto de 2004, mientras que otras han ido llegado en los últimos meses a causa del conflicto en la región de Jebel Marra.

Los dirigentes de la comunidad desplazada pidieron al Director Ejecutivo de WFP acercar su mensaje de paz al mundo, para poder regresar a sus hogares, a sus tierras.

Aunque WFP sigue proporcionando alimentos y asistencia de emergencia, el próximo plan quinquenal en el país también se centrará en ayudar a Sudán a eliminar el hambre para 2030. “No sólo queremos salvar vidas, sino también trabajar con las personas y ayudarlas a cambiar sus vidas”, dijo Beasley. “Nuestra visión a largo plazo es ver a Sudán alimentando a Sudán. Tiene el potencial de convertirse en la cesta de alimentos de África”.

Este año, WFP se propone prestar asistencia a 4,8 millones de personas en Sudán. Esta asistencia incluye apoyar a los refugiados y a las familias desplazadas; amparar a los pequeños agricultores para reducir las pérdidas posteriores a la cosecha y reducir la brecha alimentaria en el periodo de carestía; proporcionar asistencia en efectivo a las familias más pobres para ayudar a amortiguar el impacto de la crisis económica; y encontrar soluciones sostenibles a largo plazo para poner fin a la malnutrición.
# # #

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas salva vidas en emergencias y cambia la vida de millones de personas a través del desarrollo sostenible. WFP trabaja en más de 80 países alrededor del mundo, alimentando a poblaciones afectadas por conflictos y desastres, y sentando las bases para un futuro mejor.

Síguenos en Twitter @WFP_es y @WFPGovts

Para más información, por favor contacte con (email: nombre.apellido@wfp.org):

Lucía Fernández, WFP/Madrid, Móv. +34 672 068 169