El Director Ejecutivo de WFP insta a todas las partes del conflicto en Yemen a poner fin a la contienda y apoyar la paz

Publicado el 20 Septiembre 2018
ROMA — En los últimos días Yemen ha sido testigo de violentos enfrentamientos armados y de un marcado deterioro de la situación de seguridad en Hodeidah y en otras ciudades de todo el país. El conflicto, las dificultades económicas generalizadas y las devaluaciones monetarias están afectando a millones de yemenitas inocentes y la población se está manifestando contra el aumento de los precios.

Mi principal preocupación son los niños, mujeres y hombres inocentes de Yemen, e insto a todas las partes a que pongan fin al conflicto y apoyen los esfuerzos por consolidar la paz. Sólo el cese inmediato de las hostilidades facilitará a la comunidad humanitaria el acceso continuado que necesita para proporcionar los alimentos y otra asistencia vital necesaria para salvar vidas yemeníes.

Los ataques a trabajadores humanitarios o a los activos e infraestructuras humanitarias no deberían tener cabida ni en Yemen ni en cualquier otro lugar del mundo. Sin embargo, hemos sido testigo de una serie de ataques, involuntarios o no, contra nuestros trabajadores, contra nuestros camiones y contra los almacenes y silos que contienen nuestro grano.

Condeno todo intento de utilizar la ayuda humanitaria y las instalaciones como instrumentos de guerra. Los almacenes, los camiones, los silos y, lo que es más importante, nuestro personal, son neutrales y deben mantenerse al margen del conflicto y de cualquier persona involucrada en él.

Yemen ya se enfrenta a la mayor crisis de hambre del mundo, con 18 millones de personas, casi dos tercios de la población, que no saben cuándo volverán a comer.

La asistencia de WFP ha sido fundamental para impedir que el país se sumiera en una hambruna total, pero, ante los crecientes obstáculos y riesgos, estamos llegando al límite.

Durante el último año hemos venido ampliando nuestra asistencia para llegar a alimentar a entre 6 y 7 millones de personas gravemente hambrientas cada mes. Este año, volvemos a ampliarla para ayudar a 8 millones de yemeníes todos los meses.

Si el conflicto continúa intensificándose y las condiciones económicas se deterioran aún más, es muy probable que el número de yemeníes que padecen inseguridad alimentaria grave alcance los 12 millones. Todos ellos necesitarían asistencia alimentaria diaria para sobrevivir.

Las restricciones de acceso, la creciente inseguridad y el progresivo deterioro de las infraestructuras del país, limitarán gravemente nuestra capacidad para prestar asistencia a semejante número de personas. Además, las crecientes necesidades humanitarias en Yemen se traducen en necesidades de financiación adicionales y, como consecuencia de la proliferación de emergencias humanitarias graves en todo el mundo, la escasez de fondos se está convirtiendo en un gran desafío para la comunidad internacional.

La economía del país ha caído en picado en las últimas semanas, exacerbada por la depreciación del 180 por ciento del riyal yemení desde el comienzo del conflicto en 2015. El precio de los alimentos básicos ha aumentado en un 35 por ciento en los últimos 12 meses, lo que ha impedido a muchas familias asumir por sí mismas los costes de su alimentación.

A los organismos de asistencia en Yemen no les queda mucho tiempo para impedir que el país caiga en una hambruna devastadora. El salvavidas que lanzamos a las víctimas inocentes de este conflicto no puede presentar fisuras. Se necesitan urgentemente nuevos puntos de entrada que permitan las importaciones de alimentos con fines comerciales y humanitarios si queremos hacer frente a la creciente crisis de hambre en todo el país.

Insto a todas las partes del conflicto a cumplir con su obligación de proteger a la población e infraestructura civiles, y a tomar medidas hacia el respeto de la ley humanitaria internacional, poniendo fin al conflicto y devolviendo la paz que Yemen tanto necesita.
# # #
El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas salva vidas en emergencias y cambia la vida de millones de personas a través del desarrollo sostenible. El Programa Mundial de Alimentos trabaja en más de 80 países alrededor del mundo, alimentando a poblaciones afectadas por conflictos y desastres, y sentando las bases para un futuro mejor.

Síguenos en Twitter @wfp_media y @WFP_es
Para más información, por favor contactar con (email: nombre.apellido@wfp.org):
Lucía Fernández, WFP/Madrid, Tel. +34 913 475 054, Móv. +34 672 068 169