Ecuador: el camión propio que lleva alimentos y cumple sueños

Publicado el 16 Abril 2014

Miembros de la Asociación de Trabajadores Agrícolas de Manglaralto (ATAM)  y del Gobierno Provincial posan junto a su nuevo camión, el cual será utilizado para la entrega de canastas a las familias participantes en el CLOSAN. Copyright: ATAM/Gob. Provincial

Todos recordamos nuestro primer auto. También recordamos los ahorros para esa primera inversión y los sacrificios que fueron necesarios para cumplir ese sueño. En Ecuador, un grupo agricultores alcanzó el sueño de tener su camión propio. Gracias a un proyecto del PMA, aprendieron a “hacer cuentas” y a ahorrar el 10 por ciento de las ganancias de la venta de alimentos, y lo lograron. Como prueba me enviaron una foto. Esta es su historia.

QUITO - “Ya pagamos la matrícula y el SOAT, y acabo de pagar una letra”, dice un emocionado y orgulloso Florencio Castillo. “¡Está muy bonito el camión!”, dijo. Como presidente de la Asociación de Trabajadores Agrícolas de Manglaralto (ATAM), Florencio está orgulloso de que se haya cumplido el sueño de los socios de tener camión propio.

Gracias al camión, esta asociación de casi 100 miembros va a poder trasladar los alimentos que los pequeños agricultores asociados entregan para ser adquiridos por familias vulnerables con la tarjeta electrónica del PMA. Frutas y verduras van a transitar por los caminos de Manglaralto en el sólido cajón de madera, hasta comunidades alejadas donde viven las familias a las que sirven el PMA y el gobierno provincial de Santa Elena. Así, los alimentos llegarán a tiempo sin necesidad de alquilar un vehículo, y los participantes del proyecto “Fortaleciendo capacidades locales para la seguridad alimentaria y nutricional” (familias vulnerables con niños pequeños) se alimentarán con productos frescos, producidos localmente.

“El camioncito era una gran necesidad”, dice Florencio. “Nosotros nunca hacíamos cuentas, pero desde que empezó el proyecto con el PMA, empezamos”. Con las ganancias que obtiene ATAM gracias a las ventas aseseguradas que hace al proyecto, pudieron pensar seriamente en lo que antes era un sueño. 

El camión es un factor de unión, un patrimonio que permite pensar en crecer más

“Con lo que iba quedando, el 10 por ciento, y otro poquito de ganancia de productos cuando compramos a agricultores que no son de ATAM, reunimos los 3 mil 500 dólares que había que pagar de entrada”, dijo nuestro entrevistado. Florencio explica cómo al principio les pedían una cuota de entrada de 9 mil dólares, pero con la seguridad de los actuales ingresos, pudieron dar letras de cambio para pagar el saldo de la cuota de entrada en 6 meses. Lo importante es que mientras siguen pagando, ya tienen el camión para trabajar.

Sirve no solo para el transporte: es un factor de unión y un patrimonio que permite pensar en crecer más. Dado que las fincas son propiedad de cada agricultor, el camión es ahora el principal bien que posee hoy la asociación, y les servirá para demostrar solidez. “Esa fue una decisión que tomamos: si necesitamos dinero para la producción, vamos a pedir un préstamo y poner en prenda al camión”, dijo Florencio, muy seguro. Comenta que ATAM está redactando un reglamento para el uso del vehículo, de forma que todo se lleve conforme a la norma.

¿Dónde guarda ATAM el camión cuando no está trasladando productos? “Por ahora, hay un agricultor que tiene una finca grande, con árboles, donde el camión puede estar –narra Florencio—pero el plan es guardarlo en el Centro de Acopio. Vamos a hacerle un techo ahí”. En la cálida provincia costera de Santa Elena, que sufre de sequías periódicas, el cobertizo lo protegerá del sol. Esta es una inversión que hay que cuidar. “Sin el PMA, no hubiera sido posible. Mucha gente nos felicita, ahora. Estamos agradecidos con el PMA, vamos a mandarles una carta”.

 

ACERCA DEL AUTOR

Gabriela Malo

Oficial de Información Pública

Gabriela Malo, ecuatoriana, trabaja para el PMA desde 2011 para la Oficina del PMA en Ecuador. Su experiencia incluye varios años como comunicadora en UNICEF y freelance como editora.