Dirigentes de la ONU piden el levantamiento inmediato del bloqueo humanitario en Yemen – las vidas de millones de personas están en peligro

Publicado el 22 Noviembre 2017

Copyright: WFP / Marco Frattini

Comunicado de David Beasley, Director Ejecutivo de WFP, 
Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF, y 
Dr. Tredos Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS

ROMA / GINEBRA / NUEVA YORK –  Aunque la coalición militar liderada por Arabia Saudí ha levantado parcialmente el reciente bloqueo en Yemen, el cierre de la mayoría de las entradas por aire, mar y tierra del país está empeorando de forma catastrófica la situación. Se está asfixiando el espacio y acceso necesarios para proporcionar asistencia humanitaria, lo que amenaza las vidas de millones de niños y familias vulnerables.
 
Juntos, dirigimos otro llamamiento urgente a la coalición para que permita la entrada en Yemen de suministros esenciales para la vida en respuesta a la que es la peor crisis humanitaria del mundo. Estos suministros, que incluyen medicinas, vacunas y alimentos, son imprescindibles para evitar la enfermedad y la inanición. Sin ellos, miles de víctimas inocentes, entre ellas muchos niños, morirán.
 
Más de 20 millones de personas, de las cuales más de 11 millones son niños, necesitan urgentemente asistencia humanitaria. Al menos 14,8 millones de personas carecen de atención médica básica y se han contado 900.000 posibles casos de cólera resultantes de un brote de esta enfermedad.
 
Unos 17 millones de personas ignoran de donde llegará su próxima comida y 7 millones dependen por completo de la asistencia alimentaria. La malnutrición aguda grave amenaza las vidas de casi 400.000 niños. Con la reducción de los suministros, los precios aumentan de forma dramática, poniendo en peligro las vidas de otros miles de personas más.
 
Aun con el levantamiento parcial de bloqueo, el Programa Mundial de Alimentos estima que otros 3,2 millones de personas caerán en las fauces del hambre. Sin tratamiento, 150.000 niños con malnutrición podrían morir en los próximos meses. Privarles de los medios básicos para sobrevivir constituye un acto intolerable y una violación de las leyes y principios humanitarios. 
 
Combustible, medicina y alimento –todos ellos con la entrada prohibida– son necesarios para mantener viva a la población. Sin combustible, dejarán de funcionar la cadena de frío de las vacunas, los sistemas de suministro de agua y las plantas de tratamiento de aguas residuales. Y sin alimento y agua potable, la amenaza de la hambruna crece cada día. 
 
Ya se aprecian las consecuencias humanitarias del bloqueo. La difteria se está propagando rápidamente, con 120 casos clínicos diagnosticados y 14 muertes –la mayoría niños– en las últimas semanas. Tenemos vacunas y medicinas dirigiéndose a Yemen, pero se les impide la entrada. Al menos un millón de niños está en peligro de contraer la enfermedad.
 
El mayor brote de cólera del mundo está menguando y el número de nuevos casos se ha reducido durante 8 semanas consecutivas, partiendo de un pico de 900.000 posibles casos. Si el embargo no se levanta, el cólera volverá a resurgir.
 
Todos los puertos del país –incluidos aquellos en zonas controladas por la oposición– se deben reabrir sin demora. Esta es la única manera de que los buques fletados por la ONU puedan entregar la vital mercancía humanitaria que la población necesita para sobrevivir. Los vuelos del Servicio Aéreo Humanitario de las Naciones Unidas –hacia y desde Yemen– deberían obtener la autorización inmediata para continuar operando. Los empleados de la ONU que trabajan en Yemen no han podido desplazarse, aunque necesiten atención médica inmediata.
 
El tiempo pasa y las reservas de medicina, alimento y otros suministros humanitarios ya están disminuyendo. El coste de este bloqueo se calcula en número de vidas perdidas.

Si en nuestro día a día alguno de nosotros viese a un niño cuya vida corre peligro inmediato, ¿no trataríamos de salvarle? En Yemen son miles de cientos de niños, si no más. Tenemos el alimento, la medicina y los suministros necesarios para salvarles, pero precisamos del acceso que actualmente se nos niega.
 
En nombre de todos aquellos cuyas vidas están en peligro inminente, reiteramos nuestro llamamiento para permitir el acceso humanitario en Yemen sin mayor demora.” 

                                                  #                              #                                 #

WFP es la mayor agencia humanitaria que lucha contra el hambre en el mundo, proporcionando asistencia alimentaria en emergencias y trabajando con las comunidades para mejorar la nutrición y aumentar la resiliencia. Cada año, WFP brinda asistencia a unos 80 millones de personas en 80 países.

Visite:
www.wfp.org/es
http://www.facebook.com/ProgramaMundialdeAlimentos
http://twitter.com/wfp_es
http://twitter.com/wfp_media

Abeer Etefa, WFP/Cairo, Tel. +202 2528 1730 ext. 2600, Mob. +20 1066634352
Steve Taravella, WFP/New York, Tel. +1 646 556 6909, Mob. +1 202 770 5993
Bettina Luescher, WFP/Geneva, Tel. +41 22 917 8564, Mob. + 41-79-842-8057
Jane Howard, WFP/Rome, Tel. +39 06 65132321, Mob. +39 346 7600521
Francis Mwanza, WFP/London, Tel.  +44 20 72409001, Mob.  +44 7968 008474