Colombia y Ecuador se unen para hacer frente al cambio climático en la zona fronteriza

Publicado el 04 Mayo 2018

Los niños de esta familia Awá, en la zona de Río Verde Medio (Ecuador), frontera con Colombia, serán beneficiados por el proyecto financiado por el Adaptation Fund. Foto: WFP/Patricia Natividad

CIUDAD DE IBARRA – El Programa Mundial de Alimentos (WFP), el Ministerio del Ambiente de Ecuador (MAE) y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia (MADS) anunciaron hoy el inicio de un proyecto binacional en la zona fronteriza que beneficiará a comunidades rurales, en especial indígenas Awá y afrodescendientes, para adaptarse al cambio climático y mejorar la productividad de sus cultivos, la cría de animales y otros medios de subsistencia, así como su seguridad alimentaria y nutricional.

Esta experiencia binacional, financiada por el Fondo de Adaptación, es la primera en su clase a nivel regional y beneficiará a 19.000 personas de 120 comunidades en la zona fronteriza colombo-ecuatoriana que pertenecen a las provincias de Esmeraldas, Carchi y Sucumbíos en Ecuador, y a los departamentos de Nariño y Putumayo en Colombia.

Con este proyecto, que durará cinco años y costará 14 millones de dólares, se espera aportar a la conservación y recuperación de 3.000 hectáreas de bosque y 2.000 hectáreas de manglares amenazados por el cambio climático.

El proyecto denominado “Construyendo capacidades adaptativas al Cambio Climático a través de la seguridad alimentaria y acciones nutricionales en comunidades afro e indígenas en la zona rronteriza Colombia-Ecuador”, tiene por objetivo construir capacidades de adaptación al cambio climático tanto de las comunidades como de las instituciones y gobiernos locales, mediante la implementación de medidas innovadoras que buscan fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional, la construcción de paz y la resiliencia con un enfoque de género, de las comunidades afro y Awá.

Kyung-nan Park, Representante del Programa Mundial de Alimentos en Ecuador, resaltó el trabajo conjunto y coordinado entre los dos gobiernos hermanos de Colombia y Ecuador, junto a gobiernos locales y a las comunidades participantes para “apoyar a las comunidades a fin de que estén mejor preparadas para reducir las pérdidas y los daños causados por desastres naturales relacionados con el clima”.

A su vez, Deborah Hines, Representante del Programa Mundial de Alimentos en Colombia, hizo énfasis en el extensivo proceso de participación del que hicieron parte las comunidades Awá y afrodescendientes en ambos lados de la frontera colombo-ecuatoriana. Este proyecto es “importante para las comunidades que viven en las dos cuencas de influencia del proyecto debido a la alta inseguridad alimentaria, la prevalencia de malnutrición, los impactos del conflicto y el cambio y la variabilidad climática en la zona”.