10 cosas sobre las que el mundo debería saber acerca del hambre en Malí

Publicado el 10 Febrero 2015

Copyright:WFP/Shannon Hayes

Presentamos 10 datos que arrojan luz sobre la situación del hambre en Malí, un país que está luchando por salir de una serie de crisis simultáneas. Por favor, ayuda del PMA a crear conciencia compartiendo estos datos en Twitter. 

1. El 75% de las personas en Malí depende de la agricultura para alimentarse, una situación delicada cuando las cosechas están a merced de la irregularidad de las lluvias.

2. Malí está acostumbrada a tener una sequía cada 10-15 años. Pero el cambio climático ha creado una nueva anormalidad, con tres sequías en la última década.

3. Grandes áreas del norte de Malí siguen siendo inestables. Los grupos armados controlan grandes áreas y los saqueos y la criminalidad son moneda de curso.

4. El conflicto en Mali en 2012-2013 afectó a cientos de miles de personas. Desde de enero de 2015, todavía hay 143,000 refugiados malienses en los países vecinos y 86,000 personas desplazadas dentro del país.

5. A pesar de la emergencia constante de Malí, desde las crisis de los últimos años, 1,9 millones de malienses siguen luchando para alimentarse y alimentar a sus familias. En 2015, el PMA tiene como objetivo apoyar 1,2 millones de personas en Malí.

6. El PMA está ayudando a mejorar la seguridad alimentaria en Malí apoyando a los agricultores locales. En 2014, el PMA compró 5,6 millones de dólares en alimentos de pequeños agricultores de Malí.

7. Un tercio de los niños menores de dos años de Malí padecen desnutrición crónica. En 2015, el PMA ayudará a aliviar la desnutrición infantil y mejorar el acceso a la educación mediante el suministro de meriendas escolares para 226,000 niños en Mali

8. En Malí, 4 de cada 5 niños y más de la mitad de las mujeres del país padecen anemia. Al proporcionar los alimentos adecuados, en el momento adecuado, para las mujeres embarazadas, madres y niños, el PMA está trabajando para reducir la desnutrición y romper el ciclo intergeneracional de hambre.

9. El PMA ayuda a las comunidades de Malí a responder al cambio climático proveyendo suministro de alimentos o dinero en efectivo, mientras que crean y mantienen activos de la comunidad como estanques piscícolas, jardines y presas.

10. El PMA en Malí compra un promedio de 30% de sus alimentos localmente superando la meta global del PMA de 10%. En 2014 esto aportó US$18 millones a la economía local.